Miel

Explotación de las abejas para la utilización humana

Los insectos comprenden el grupo de animales más diverso de la Tierra, con aproximadamente un millón de especies descritas, más que todos los otros grupos de animales juntos, y con estimaciones de hasta 30 millones de especies no descritas, con lo que, potencialmente, representarían más del 90% de las formas de vida del planeta.

La apicultura en España:

España es el país comunitario con un mayor censo de colmenas, según los datos del año 2010, el denso de explotaciones apícolas  asciende a 2.459.373, un 5,6 respecto al comunicado de 2007. El número de apicultores se ha mantenido en estos últimos años habiendo en 2004  4.476 apicultoras profesionales, que supone el 21,2 % del total de la población de abejas explotadas por humanas en Europa.

La producción de miel tiene un valor de 61.520.000 EUR, que representa el 0,44% del valor de la producción ganadera del país. En España la miel se comercializa preferentemente para su consumo directo como miel de mesa.

Las abejas (Apis mellifera):

La abeja europea (Apis mellifera), también conocida como abeja doméstica o abeja melífera, es una especie de himenóptero apócrito de la familia Apidae. Es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo. Originaria de Europa, África y parte de Asia, fue introducida en América y Oceanía.

Las abejas tienen un sistema de comunicación propio, que denominamos danza de la abeja; a través del baile y movimientos vibratorios, las abejas indicaban la distancia y orientación con respecto al sol de la fuente de alimento.

Este es un comportamiento bastante complejo en el mundo de los insectos y de otros animales.

La Apicultura:

La apicultura es una actividad orientada a la explotación de abejas (Apis sp.) con el objeto de obtener y consumir los productos que son capaces de elaborar y recolectar, obteniéndolos mediante varios procesos detallados más adelante. Se construyen colmenas artificiales para que las abejas construyan su casa ahí, y poder desmontarlas y manipularlas según necesidades humanas.

El principal producto que obtienen las personas en esta actividad es la miel. Además, se aprovecha esto para que las abejas polinicen cultivos. La explotación similar de otras abejas productoras de miel (melipónidos) se denomina Meliponicultura. La vespicultura es la explotación de las escasas especies de avispas melíferas.

Productos de la apicultura:

Son variados los productos que se obtienen del trabajo de estos insectos. Miel, polen, propóleo, jalea real y veneno (apitoxina). También se han elaborado a partir de la miel y cera productos tales como cremas faciales, champú, acondicionador para el cabello, etc, los cuales también suelen estar experimentados en otros animales.

Las abejas son las grandes perjudicadas en el proceso de obtención de estos productos.

Miel:

Es un fluido dulce y viscoso producido por las abejas a partir del néctar de las flores o de secreciones de partes vivas de plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas. Las abejas lo recogen, transforman y combinan con la enzima invertasa que contiene la saliva de las abejas y lo almacenan en los panales donde madura. Además la miel es una secreción que fue consumida anteriormente por estas.

Para atontar a las abejas y coger su alimento se utilizan ahumadores, que llenan de humo toda la colmena, provocando desorientación y algunas muertes, y se sacan los panales, desarmando la estructura de la colmena (su casa) y aplastando abejas en el proceso.

Polen:

Es el elemento fecundante masculino de las flores. Su intervención es vital en la alimentación de las abejas. Con él preparan una papilla, en cuya composición entran además de la miel, agua, néctar y la saliva. Esta papilla sirve de alimento a las larvas durante cierto período de su desarrollo. Las abejas utilizan el polen para alimentar a la larva los tres últimos días antes de hacerse pupa, y también para nutrir a las abejas jóvenes.

El polen se recoge de las patas de las obreras antes de que éstas lo introduzcan en la colmena. Para ello se coloca bloqueando la entrada un utensilio que tiene una rejilla a través de la cual tienen que pasar las obreras para entrar en la colmena, y al hacerlo los granos de polen se les caen de las patas, – muchas veces se les rompen las patas – pasando a un recipiente donde se acumula para recogerlo posteriormente.

Propóleo:

Es una sustancia que obtienen las abejas de las yemas de los árboles y que luego procesan en la colmena, convirtiéndola en un potente antibiótico con el que cubren las paredes de la colmena, con el fin de combatir las bacterias, virus y hongos que puedan afectarla. Para obtenerlo se produce la rotura de la colmena, y la desprotección antibiótica natural con que la habían dotado.

Jalea real:

Es una sustancia segregada por las glándulas hipofaríngeas de la cabeza de abejas obreras jóvenes, de entre 5 y 15 días, que mezclan con secreciones estomacales y que sirve de alimento a todas las larvas durante los primeros tres días de vida. El método de producción de jalea real consiste en engañar a las abejas con celdas reales artificiales. Para conseguir este fin se elaboran varillas que contienen cupulitas que sirven de simuladores de celdas reales. En estas cúpulas se colocan larvas extraídas de celdas de abejas obreras que sirven de cebo para que las abejas las alimenten con jalea real. Estas varillas se ubican en marcos jaleros que se introducen en las colmenas.

La tarea de transferencia consiste en extraer de las celdillas del panal las larvas con una aguja y trasladarlas hasta las cupulitas. La larva se encuentra en la celda sobre una gota de jalea real encorvada en forma de U. Hay que sacarla con la aguja tomándola y depositarla en la cupulita, para que la larva quede sobre la gota de ceben. Luego se introducen las varillas en las colmenas. Este proceso conlleva manipulación, con la consiguiente probabilidad de muerte de las larvas y las abejas adultas implicadas en el proceso.

Alergias:

Veneno: La apitoxina es el veneno secretado por las obreras de varias especies de abejas, que lo emplean como medio de defensa contra predadores y para el combate entre abejas. Es necesaria la muerte de la abeja para su extracción.

Cera: Se obtiene dentro de los panales de cera que las abejas construyen en el interior de sus colmenas. Esto implica la rotura de sus casas (colmenas).

Se utiliza para hacer velas, para encerar maderas, papel, telas y pieles como el cuero, como conservante e impermeabilizante, y por ello, desde la construcción de una cerilla, hasta la de un cartucho o munición en la industria militar. Es utilizada como material dieléctrico (no conduce la electricidad) en virtud de que es aislante. En cosmética, en forma de cremas o de ungüentos y como depilatorio.

Alternativas al consumo de productos de la apicultura:

Panela líquida, panela disuelta en agua, jarabe de maíz, sirope de arce, sirope de maíz, sirope de arroz, sirope de ágave, melaza, miel de caña…

Fuentes:

www.uco.es/dptos/zoologia/Apicultura/apiespana_botton.htm

www.wikipedia.org

http://www.magrama.gob.es/es/ganaderia/planes-y-estrategias/pna_2011-2013_espa%C3%B1a_tcm7-113504.pdf

Leche

Como es bien sabido, la inmensa mayoría de la leche comercializada en el mundo es de vaca, principalmente debido a la gran cantidad de productos derivados de la misma.

Pese a que en esta sección nos centraremos casi exclusivamente en la producción de ésta, es importante recordar que la vaca no es el único animal explotado para la obtención de su leche, por lo que se hace necesario enumerar las especies afectadas:

  • Vaca: se comenzó a domesticar hace 11.000 años con dos líneas maternas distintas: una para las vacas europeas y otra para las índicas.[1] La principal raza que explota la industria lechera es la Holstein, procedente los Países Bajos, pese a que cada región explotadora ha modificado la raza adaptándola al clima, altitud y pastos disponibles. La siguiente raza en producción es la Jersey (Canal de la Mancha).
  • Búfala: fueron domesticadas en 3000 a. C. en Mesopotamia. Actualmente las búfalas se utilizan en Europa, por ejemplo, para la elaboración de mozzarella italiana. Los productos elaborados con leche de búfala empiezan a sustituir en algunas comunidades a los de leche de vaca.
  • Yak: en el Tíbet elaboran con ella mantequillas y diferentes productos lácteos fermentados. Uno de los más conocidos es el té con mantequilla salado.
  • Oveja: se domesticó en el levante mediterráneo, principalmente a partir de Ovis aries. En base a evidencias arqueológicas se han identificado cinco líneas mitocondriales producidas entre el 9000 y 8000 a. C [2]
  • Cabra: comenzó a domesticarse principalmente en el valle de Éufrates y los montes Zagros a partir de Capra hircus, aproximadamente al mismo tiempo que las vacas (10.500 años). [3]
  • Camella: fue domesticada en el 2500 a. C. en Asia Central.
  • Llama y alpaca: son animales comunes en la serranía andina en América del Sur. Su producción láctea se dirige principalmente al consumo local y no tiene mayor proyección industrial.
  • Cérvidas: como la hembra de reno y la alcesa. Esta última se comercializa en Rusia y en Suecia.
  • Équidas: la producción de leche de yegua es muy importante para muchas poblaciones de las estepas de Asia central, en especial para la producción de un derivado fermentado llamado kumis, ya que consumida cruda tiene un poderoso efecto laxante. Se calcula que en Rusia existen unas 230.000 yeguas dedicadas a la producción de Kumis. La leche de asna es una de las más semejantes a la humana en cuanto a composición. También existen granjas en Bélgica que producen leche de asna para usos cosméticos.[4] La leche de cebra se ha convertido en un artículo demandado por millonarios excéntricos.

A lo largo de este documento vamos a detallar la explotación a la que son sometidas las vacas lecheras, en cuanto a que es la especie más explotada y utilizada en todo el mundo. De este modo trataremos de dar datos acerca de las condiciones del entorno en el que viven, diferentes metodologías de explotación, alimentación a que son sometidas, reproducción, traslado, producción y muerte, así como unas pequeñas pinceladas del mercado lácteo global (y del estatal en concreto).

No queremos explayarnos en este dossier acerca de las características físicas y psíquicas de la especie, ni de las características concretas de cada raza, aunque nos parece muy interesante que se profundice en este tema, ya que nos puede hacer aún más conscientes del sufrimiento que padecen estos animales al ser explotados y posteriormente asesinados.

Antes de entrar a desarrollar todo el ciclo productivo de la leche, es conveniente recordar y recalcar que el consumo de leche no sólo afecta a la vaca productora, sino que para que ésta dé leche, al igual que cualquier otra hembra mamífera, es necesario provocar su embarazo, y posteriormente separar a la madre de su cría, pues es el producto que ésta le fabrica lo que le interesa a la sociedad. Estas crías se destinarán principalmente a la producción de carne.

La vaca pertenece a la familia del bisonte. Es un animal por lo general tranquilo y apacible, al igual que el toro, y que se desenvuelve perfectamente en libertad. Al igual que todos los mamíferos, entre una vaca y su ternera se crea un fuerte vínculo afectivo, similar al que poseen otros animales como las elefantas o los seres humanos. Cuando un ternero es separado de su madre, ésta muge dolorosa e intensamente, en ocasiones durante días.

Muchas vacas, al igual que otros animales criados en granjas, sufren distintos traumas psicológicos que les llevan a adoptar comportamientos extraños como movimientos laterales, tics, golpes repetidos contra las jaulas, etc.

Según el censo bovino de noviembre de 2012 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en el estado español hay 827.207 vacas destinadas a la producción comercial de leche. Aun así, el censo de vacas lecheras está en descenso. Desde mayo de 2011, el número de hembras frisonas de más de 24 meses para ordeño ha disminuido un 1,02 %. Véase, por ejemplo, que frente a las 827.207 vacas de noviembre de 2012, en marzo de 2010 había 858.773 animales. El año anterior, en 2009, 879.577 vacas estaban destinadas al ordeño para la producción de leche y derivados (datos de SITRAN).

tabla-leche

Fuente: http://www.magrama.gob.es/es/estadistica/temas/estadisticas-agrarias/informe_de_Bovino_2012_tcm7-286202.pdf

El número total de empresas vinculadas al subsector de la industria láctea es, en el año 2013 en todo el Estado español de 1.550, frente a las 1558 del año 2012, produciéndose un descenso del 0,5%. En el año 2011, existían 1561 empresas de la industria láctea.

Pese a esta reducción de animales explotados y de empresas vinculadas a la industria láctea, la producción, tras una bajada en 2007, está cada año en aumento, gracias a la industrialización y tecnologización del sector.

Distribución en España

Donde se ubican más vacas destinadas a la obtención de leche es en la región de Galicia, seguida por Castilla León, Cantabria, Asturias y Andalucía.

Desde hace unos años, están desapareciendo las pequeñas explotaciones familiares, concentrándose la producción cada vez más en las granjas más grandes.

Así, en Galicia existen aún muchas explotaciones pequeñas, de tamaño medio en Cantabria y Castilla León, mientras que en Cataluña se concentran las explotaciones intensivas (más de 40 animales).

recogida-leche(Fuente: Boletín Mensual de Estadística del MARM) http://www.magrama.gob.es/es/estadistica/temas/estadisticas-agrarias/Web_Indust._L%C3%A1ctes_Marzo_2014_tcm7-326576.pdf

 

REPRODUCCIÓN

Dentro de este tema, vamos a incluir diversos sub-apartados en los que veremos las prácticas que se siguen en las explotaciones bovinas en la fase de cría. Es importante para entender los diferentes abusos a los que son sometidas las vacas.

Para cerciorarse del estado de salud y de las posibilidades de cría de las vacas, se procede a la exploración y observación de diferentes partes del aparato reproductor de las vacas, principalmente de manera manual.

Así pues, para ver el estado de los ovarios, se procede a una palpación rectal en la que, si tiene actividad sexual, se tocan en la superficie los Folículos de Graaf (blandos) y los cuerpos lúteos (duros). Se tientan de igual modo el oviducto, el útero (cuernos y cuerpo), el cuello o cérvix del aparato genital, la vagina y la vulva.

1. Conocimientos básicos de la reproducción

Las vacas, al igual que las cerdas y las mujeres, son poliéstricas continuas, esto es, presentan un celo múltiple a lo largo del año, acaeciendo de manera regular.

Al igual que en las mujeres, la gestación dura 9 meses.

La primera ovulación de las vacas lecheras se da a los 10-12 meses.

La primera “cubrición” o la primera vez que se deja embarazada a la vaca es aproximadamente a los 14 meses (en el caso de vacas destinadas a la obtención de carne es a los 17 meses).

Para detectar si una vaca está en celo, se recurre a uno de estos métodos:

  1. Observación: menos exacta y más complicada, pues las vacas están pendientes de otras cosas (manejo habitual, comida, etc.)
  2. Animales detectores: hembras androgenizadas (vacas a las que se les han inyectado andrógenos masculinos para que presente conductas homosexuales), machos vasectomizados (se les han cortado los conductos deferentes, por lo que son estériles) o machos con el pene desviado (mediante intervención quirúrgica).
  3. Indicadores de presión positiva: son pinturas que se colocan en la grupa de las vacas, para que si durante la noche otro animal trata de montarla (signo de celo) se emborrone. Existen cuatro colores según el estado de la vaca (si están esperando inseminación, si han sido inseminadas por primera vez, si tienen más de un servicio o si no ciclaron después del parto).
  4. Detectores electrónicos
    1. Podómetros para la actividad: mide el número de pasos medio de las vacas en un día. Cuando de un número de pasos superior a lo normal es que está en celo.
    2. Cambios de la resistencia del flujo del moco cervical: se introduce por la vagina un líquido, el cual si no ha bajado en un día, significa que está en celo.

 

2. La cubrición

Existen diferentes métodos para dejar embarazada intencionalmente a una vaca, y estos varían en función del producto que se desea obtener. Así pues, para las vacas destinadas a la obtención de leche, se utiliza mayoritariamente la Inseminación Artificial; pero para las “granjas ecológicas”, y para muchas granjas cuyo objetivo es la obtención de carne, se utiliza principalmente la “monta natural”, en la que un toro seleccionado monta a una vaca, o varios animales son cercados juntos para que se monten. Para la industria láctica es muy importante cumplir con los plazos de cubrición, gestación y parto, porque si alguno se alarga demasiado, se pierde dinero. Por eso siempre tienen en cuenta el momento adecuado para inseminar a las vacas. Con este tipo de cubrición, se puede obtener un rendimiento de entre 10 y 20.000 hembras embarazadas por toro al año.

3. Gestación y parto

Por medio de los controles hormonales, así como de las actitudes físicas de la vaca, se puede prever la fecha aproximada del parto, para el cual la vaca es aislada, donde se intenta que se relaje para evitar complicaciones en el parto. Al igual que en las humanas, presenta tres fases: preparatoria [6-24 horas] (contracciones, rotación del feto, dilataciones, dolores, etc.) fase de expulsión [~60 minutos] (mayor frecuencia de las contracciones uterinas, contracciones abdominales, asome de la cabeza y cuerpo del feto, rotura del cordón umbilical) y expulsión de la placenta [4-8 horas].

Para mejorar el rendimiento, se utiliza en muchos casos el método de inducción al parto, mediante el suministro de prostanoides luteolíticos y glucocorticoides.

4. Eficiencia reproductiva

 

No todos los embarazos llegan a buen término, debido a lo que se conoce como “fallos reproductivos”. Consiste básicamente en que aproximadamente, de cada tanda de  inseminaciones, no son fertilizadas correctamente algunas de las vacas, en otras muchas ocurre la “mortalidad embrionaria precoz” (mueren los fetos antes de 15 días), y en varias se dan abortos anteriores a 150 días.

Como lo que interesa es conseguir el máximo ritmo productivo, se ha estudiado que, tras el parto, se dan bajos índices de fertilidad, por lo que hay que esperar un periodo de tiempo para volver a inseminar. Este periodo, paradójicamente, se denomina “Periodo de Espera Voluntario” (P.E.V.), y consiste en un receso de 60 días para la primera cubrición, siendo el periodo medio de embarazo tras el parto de 85 días.

Haciendo cálculos, si sumamos los 285 días de la gestación, más los 80 días de espera hasta la siguiente, tenemos un total de 365 días, con lo que se consigue que las vacas den a luz una vez al año y así rentabilizar al máximo la explotación.

Con esto queremos recalcar que una vaca, si no es eficiente, determinado esto en relación a la facilidad de quedarse embarazada con pocos intentos, es enviada al matadero.

5. ¿Qué pasa con las terneras?

Al ser separados de sus madres, los terneros pasarán a disponer de una jaula propia. Ahí se les engordará durante un periodo de entre 4 y 11 meses (dependiendo del tipo de carne que se quiera obtener: lechal o añojo), tras lo cual irán al matadero.

Cabe reseñar que durante este tiempo, se les proporciona una dieta deficitaria en hierro y se les impide moverse con el objetivo de provocarles anemia y que así su carne sea más tierna.

Otras terneras serán seleccionadas para suceder a sus madres en la cadena de producción de leche.

LACTACIÓN

A partir de aquí nos centraremos en la lactación en explotaciones lecheras, ya que las vacas no llegan a amamantar a sus hijos e hijas, por lo que no existe la lactación natural. Cabe decir que, en libertad, estos animales se destetarían cuando pesaran entre tres y cuatro veces su peso al nacer (entre 2 y 3 años de edad).

1. Duración

En las vacas lecheras, la duración de la lactación es de diez meses, puesto que el ritmo reproductivo que se lleva en este tipo de explotaciones es de un parto cada doce meses, de los cuales dos permanecen “seca”. Se denomina “vaca seca”, pues durante esa temporada no se la ordeña porque la producción ha bajado y para que sus ubres se regeneren del uso abusivo y se preparen para el siguiente ciclo. Los días posteriores al parto se denominan “días vacíos”, a los cuales pertenece el ya explicado “Periodo de Espera Voluntario”, que es el tiempo que se da entre el parto y la nueva “cubrición”.

En el siguiente esquema podemos ver el ciclo de PRODUCCIÓN-REPRODUCCIÓN de una vaca a lo largo de un año, siendo la línea central un año completo dividido en doce meses. Por encima vemos el periodo de lactación, y debajo el embarazo. La flecha derecha y la izquierda suponen el mismo momento, ya que esta dinámica es cíclica, y supone el momento del parto.

Durante los tres primeros días tras el parto, la vaca es ordeñada, pero esa leche se denomina calostro y no se consume (el calostro es una leche especial que contiene muchos anticuerpos esenciales que la madre da a su cría). Con las cantidades de leche obtenidas en los tres días siguientes se calcula la producción inicial, y alrededor de la sexta u octava semana se consigue ordeñar la máxima cantidad de leche, tras lo cual la cantidad irá disminuyendo hasta llegar a los 305 días en que se “seca” a la vaca para que se regenere. La producción total máxima se alcanza en la 4ª o 5ª lactación (4º ó 5º parto)

Si los cálculos que se obtienen manejando las cifras de cantidades, producción inicial, producción máxima y los tiempos no se ajustan a las necesidades del ganadero o ganadera, la vaca será eliminada, pues habrá dejado de ser rentable. La industria lechera es muy competitiva, y al bajar los precios, hacen que la producción se concentre en grandes explotaciones intensivas donde es indispensable, para obtener beneficio, que las vacas no bajen de un rendimiento muy alto, por lo que se miden mucho los litros que se obtienen. Cuando no son suficientes, se envía la vaca al matadero (como se explicará más adelante).

Si el periodo entre partos aumenta (en vez de 365 pasase a 405 días) debido a, principalmente, fallos reproductivos, la lactación debe también alargarse, pese a que los últimos días de lactación las cantidades obtenidas sean mucho menores, y las ubres estén ya muy maltratadas. De lo contrario, la vaca estaría cerca de 100 días seca, con lo cual generaría muchas pérdidas.

2. Ordeño

Existen formas de extraer la leche de la vaca: la forma natural (un ternero mama de la ubre de su madre), el ordeño manual y el ordeño mecánico. Un ternero mama aproximadamente cuatro veces al día, pero para hacer el ordeño industrial más efectivo, se reduce a dos (mañana y tarde-noche). Aquí nos centraremos en el ordeño mecánico, que es el único que sale rentable económicamente y se utiliza tanto en las explotaciones intensivas como en las extensivas. Puede ser de varias maneras:

–          En plaza: significa que la vaca es ordeñada en “su” plaza. Se utiliza en explotaciones donde el alojamiento consiste en estabulaciones trabadas, esto es, una plaza fija donde la vaca se encuentra encadenada o no puede moverse. En el mismo sitio come, duerme, defeca, etc. En este caso, la persona que les ordeña se va trasladando de plaza en plaza con la maquinaria.

–          En sala: las vacas son conducidas a una sala específica donde existen una serie de plazas. Cada vaca se sitúa en una, en la que es ordeñada. En este caso vienen de una estabulación “libre”, esto es, viven en una sala más amplia en la que pueden moverse un poco, y donde duermen en “cama caliente” (zona limitada para cada vaca con suelo de paja), o en cubículos (que requieren menos espacio para cada vaca pero son más limpios).

–          Voluntario: también denominado “robot de ordeño” u “ordeño automático”. Es un sistema en el que todo el proceso es mecánico, y es controlado mediante analizadoras y robots.

3. Secado

Como ya explicamos antes, el secado consiste en un periodo de tiempo (dos meses) en que la vaca no es ordeñada, en espera a que sus tejidos glandulares mamarios se curen, recupere unos niveles de minerales y vitaminas adecuados y a que vuelva a tener un hijo, momento en el cual volverá a ser ordeñada.

secado

OTROS ASPECTOS IMPORTANTES DE LA INDUSTRIA LECHERA

Carnes Rojas o de Buey: La base de la producción de estas carnes son las vacas de desecho o de reemplazo procedentes de rebaños lecheros. A veces figuran, de forma errónea, como carne de buey.

Pruebas de alimentación demostraron que las vacas de desecho, que normalmente están en muy malas condiciones, tienen una gran capacidad para ganar peso siendo éste efecto tanto mayor cuanto peor es la condición corporal. Se parte de vacas de unos 550-660 kg que han finalizado su producción láctea o que no han sido capaces de mantener una fecundidad adecuada, para que en los 2-3 meses siguientes incrementen lo máximo su peso, hasta los 700 kg aproximadamente.

Vida de la vaca: Dentro de las explotaciones lácteas, las vacas de gran producción dejan de ser rentables al tercer o cuarto parto, alargándolo hasta el quinto en las explotaciones más pequeñas. A partir de ahí dejan de ser útiles y son sustituidas por otras más jóvenes. Dentro de una explotación lechera les conviene tener a partes iguales vacas primerizas, vacas de segundo parto y vacas multíparas, para que al eliminar éstas últimas y reemplazarlas por unas nuevas jóvenes, la cadena siga el mismo ritmo.

Es importante decir que las vacas en libertad pueden vivir muchos años, siendo común que superen los 20.

Alimentación: Las vacas destinadas a la explotación lechera, son alimentadas con forraje y con piensos estudiados para conseguir una mayor producción de leche en el menor tiempo posible, por lo que son compuestos prefabricados con cereales como base. Cebada, maíz y soja, son los más utilizados en la ganadería general, y los más usados en la industria transgénica.

El tipo de pienso o alimentación suministrada a las vacas, varía en función del estado en que se encuentre dentro del proceso de reproducción-producción, ya que son diferentes los objetivos buscados en época de ordeño, que los de época de secado o crecimiento.

Antibióticos: Son muchas las enfermedades que existen en las explotaciones ganaderas lecheras (brucelosis, mamilitis, etc.) de las cuales la más común son la mastitis clínica y la mastitis subclínica (más sutil que la primera). Para controlar o curar estas enfermedades, las vacas son tratadas con antibióticos y medicamentes que afectan a la producción de la leche, pudiendo estar ésta contaminada. Desde hace unos años los controles químicos en la leche son más exhaustivos y estrictos.

Hormona del Crecimiento Bovino: Se administra por inyección y es una hormona producida sintéticamente llamada “somatotropina bovina recombinante” (rBST), hormona de crecimiento bovino recombinada (rBGH), o la hormona de crecimiento artificial, fabricada únicamente por la multinacional Monsanto y comercializada bajo el nombre de Prosilac. Actualmente está permitido su uso en Estados Unidos y prohibido en la Unión Europea, Canadá, Japón, Australia y Nueva Zelanda. Desconocemos su uso en otros países.

Otros anabolizantes: Es frecuente el uso de hormonas sintéticas basadas en la eficacia de las hormonas naturales de las vacas, por lo que éstas son copiadas y creadas artificialmente. Pese a que su uso está siendo regulado con mayor severidad, son permitidos siempre que en el producto final no se presenten unos niveles considerados “altos”.

Selección genética: Si bien hace 40 años se podían ordeñar 50.000 litros por cada vaca, hoy se pueden llegar a extraer 100.000. Esto se ha conseguido gracias a la selección genética entre vacas y toros, cruzando a los animales más productores y desechando o eliminando a los menos rentables.

Usos: En España, la leche se consume en mayor medida embotellada (más de la mitad de la producción total), siendo el segundo uso el consumo de yogures, justo delante de los batidos.

Leche ecológica: La denominación “ecológica” significa que las vacas han sido alimentadas con piensos “naturales” y que viven en un modelo de explotación extensiva. Aun así, las vacas siguen el mismo patrón de reproducción-producción en el que son embarazadas según los intereses de los ganaderos o ganaderas, las crías son separadas de las madres para que la leche que ésta fabrica sea ordeñada a máquina, y cuando dejan de ser rentables se las mata. En 2008 había en el estado español 71 explotaciones bovinas lecheras ecológicas con un total de 3.581 vacas, 47 explotaciones caprinas de leche con 11.414 cabras censadas y 106 explotaciones ovinas lecheras con 27.844 ovejas.

Salud: Pese a que no queremos centrarnos ni explayarnos acerca de los pros o de los contras nutritivos de la leche, o de si es realmente sana o es perjudicial, nos parece interesante hacer una pequeña reflexión acerca de la misma. La leche de vaca está adaptada a las necesidades nutricionales de las terneras que, a diferencia de los bebés humanos, doblan su peso en 47 días, desarrollan cuatro estómagos y, tras pesar unos 40 kilogramos al nacer, alcanzan los 900 en 2 años. La leche de vaca contiene unas 3 veces la cantidad de proteína de la leche humana, y casi un 50% más de grasa.

Lácteos: No siempre es fácil saber cuándo los alimentos llevan leche o algún tipo de derivado de la misma. Así pues, nos parece importante elaborar una pequeña lista en la que encontramos las formas comunes (mantequilla, nata, etc.) y otras más sutiles como son los sólidos lácteos, el suero lácteo, la lactosa (y los lactatos), la caseína (o caseinatos) y cualquier tipo de yogur. El ácido láctico se puede obtener de la leche, pero se comercializa industrialmente gracias a su fermentación mediante bacterias en laboratorio.

Dejando la leche animal atrás: Existen multitud de alternativas a la utilización de productos derivados de la leche, en el caso de que se consideren necesarios. Así pues, existen leches vegetales de soja, avena, arroz, almendras, etc.; natas vegetales, margarinas, quesos veganos… A la hora de buscar la obtención de calcio y proteínas, podemos recurrir a multitud de fuentes vegetales como puedes ver en la sección de nutrición en esta misma página web.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Apuntes Producción Animal e Higiene I, Fac. Veterinaria, Universidad Complutense de Madrid, 2009.
  • Curso on-line: Leche: de la producción al consumo. 2011.

–          Módulo I:

–          Mejora genética del ganado vacuno lechero, Javier Cañón Ferreras.

–          Alimentación en vacuno lechero, Miguel Ángel Gómez Berzal.

–          Manejo en explotaciones de vacuno de leche e instalaciones, José Luis Ruiz Castillo.

  • Diferentes informes estadísticos del Instituto Nacional de Estadística en el apartado de Agricultura y Ganadería.
  • Manual de capacitación agro-pecuaria, Jorge Alejandro De la Vega Lozano.
  • Horizonte 2015, Estrategias para el Sector lácteo español, Gobierno de España, 2009.
  • Milk Market Situation, Commission européenne Agriculture et développement rural, 2009.
  • Guía de prácticas correctas para ganaderías de Vacuno de Leche, INLAC (Organización Interprofesional láctea), 2007.
  • http:// www. la-leche .es/
  • http:// www. food-info .net/
  • http:// www. granjasdeesclavos .com

 


[1]Edwards, C. J., MacHugh, D. E., Dobney, K. M., Martin, L., Russell, N., Horwitz, L. K., McIntosh, S. K., Mac Donald, K. C., Helmer, D. & Tresset, A., et al. (2004) J. Archaeol. Sci 31, 695–710.

[2]http://www.genetics.org/cgi/reprint/175/3/1371

[3]http://www.sciencemag.org/cgi/content/abstract/287/5461/2254

[4]http://www.asineriedupaysdescollines.be/

Carne

Definición y principales animales usados para el consumo de carne

La carne que se consume como alimento proviene del tejido animal, principalmente muscular. Es el producto obtenido después de matar a un animal y eliminar sus vísceras. Sólo se aplica a animales terrestres, normalmente vertebrados: mamíferos, aves y reptiles.

La mayor parte del consumo de carne de las humanas proviene de mamíferos. Las especies más usadas para el consumo son el ganado ovino, bovino, porcino y las aves de corral, y después, el ganado equino y la caza mayor y menor.

En el ganado ovino y caprino para el consumo de carne destaca la de cordero y después la de cabra. En el ganado ovino sólo se utiliza a las terneras, que son las vacas de pocos meses de edad, para el consumo de carne. El ganado porcino en cambio está destinado íntegramente para el consumo de la carne de cerdo. Entre la carne de aves se encuentra la de aves de corral como es la de gallina, el pato, el pavo, el ganso, la codorniz, la perdiz, la paloma, etc.

Cuando hablamos de caza mayor nos referimos a animales como el jabalí y el venado, y de caza menor a la liebre, el conejo, el pato salvaje, la codorniz y la perdiz. En algunos casos es costumbre el consumo de aves de pequeño tamaño, como los pajaritos fritos en España (hoy en día su consumo no es legal).

Otros animales

El consumo de carne varía dependiendo de la sociedad, es algo cultural y social. De esta manera en nuestra sociedad se ve como algo normal consumir carne de vaca por ejemplo, cuando en la India las consideran sagradas, o en Corea comercializan con la carne de perro y aquí esa práctica nos escandaliza. Otros animales explotados por su carne son:

Los caballos. Su carne es consumida frecuentemente en algunos países de Europa, como Alemania, el oeste de Francia, España y en algunos lugares de Asia.

Las perras. La carne de perro existe en la cocina coreana y en la cocina china. Se llegó a consumir en diferentes partes como en el México prehispánico, ya que lxs aztecas consumían el “itzcuintli” o perro pelón mexicano.

Los gatos. El comercio de su carne también es habitual en el mercado chino.

La avestruz. Aunque originario de la cocina australiana, es cada vez más popular en Europa, y hoy día las granjas de avestruces o los ganaderos que complementan su granja con estos animales son cada vez más frecuentes, siendo habitual encontrarlas en las ferias de ganado.

Los anfibios y reptiles. Es una carne blanca muy apreciada en gran parte de Asia. En Europa tiene tradición el consumo de la carne de rana, sin embargo cayó en desuso. Desde hace varias décadas ha vuelto a consumirse tímidamente.

Los  insectos. La entomofagia (ingesta de insectos, arácnidos o artrópodos en general) no es considerada en la mayoría de los países occidentales,  pero si en México, América Central y del Sur, Asia

Las camellas. La carne del camello es muy empleada en ciertos lugares de África (Oriental y septentrional) así como en algunos países de Medio Oriente, donde es apreciada también su leche.

Las ballenas. El consumo de la carne de estos grandes mamíferos está muy regulado y prohibido en algunos países, a pesar de ello se consume en algunos lugares donde su carne forma parte de las recetas más tradicionales.

Los delfines: Se consume también en Japón, muchas veces su carne es vendida como si fuera carne de ballena.

La ganadería no sólo tiene efectos sobre los animales explotados para consumir su carne u otros productos derivados, también tiene grandes consecuencias a nivel medioambiental. La FAO, en su último informe del 23 de septiembre del 2013, indica que la ganadería emite anualmente 7,1 gigatoneladas de dióxido de carbono, está cifra supone el  14,5% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano. Estos gases provienen de la producción y el procesamiento de los alimentos, las emisiones de la digestión de las vacas y la descomposición del estiércol, además del procesado y del transporte de los productos de la industria.

Tipos de explotación/reproducción y cría

Los centros de explotación de animales son lo que comúnmente se llaman granjas. Es dónde se reproducen y crían los animales para obtener un beneficio económico de ellos.

En la industria cárnica podemos distinguir 3 tipos de explotación:

La explotación intensiva

Supone una forma de explotación animal altamente tecnificada, dirigida a obtener de los   animales explotados los más altos rendimientos productivos en el menor tiempo posible.

En España los animales explotados en este tipo de condiciones principalmente son: las vacas y terneros, cerdas, ovejas, conejos, gallinas, pollos y pavos.

En este tipo de explotación los animales están encerrados en grandes espacios en los que se encuentran hacinados en cubículos, cajones o jaulas, del tamaño que las leyes estipulen  para cada animal.

Para los pollos, por ejemplo, se establece un espacio medido por la densidad  de animales en las explotaciones, medida a partir del peso de los mismos, no pudiendo exceder como norma general los 33 kg por cada metro cuadrado de zona utilizable. Se puede aumentar dicha densidad, hasta los 39 kg si se cumplen una serie de requisitos adicionales. Real Decreto 692/2010, de 20 de Mayo.

Lo establecido por la ley para el caso de los cerdos es un espacio de entre 0,15 y 1 metro cuadrado (en función del peso del animal),  en el caso de las cerdas utilizadas para la reproducción se exige que el espacio dedicado a que vivan  esté entre 1,64 y 2,25 metros cuadrados (en función de si son o no jóvenes).

(Real Decreto 1135/2002, de 31 de octubre, relativo a las normas mínimas para la protección de cerdos).

Las conejas viven en jaulas de metales donde disponen de 25 cm2.

El espacio adecuado, según la ley para la cría de terneros es de 1.5m cuadrado para los terneros que pesen menos de 150Kg, 1.7 metros cuadrados para los terneros que pesen entre 150 y 219 kilogramos y 1.8 metros cuadrados para los terneros con un peso superior a 220 kg.

(Real Decreto 692/2010, de 20 de mayo, por el que se establecen las normas mínimas para la protección de los pollos destinados a la producción de carne y se modifica el Real Decreto 1047/1994, de 20 de mayo, relativo a las normas mínimas para la protección de terneros).

Debido a esta situación de hacinamiento en la que se encuentran, los animales están muy estresados y generan comportamientos neuróticos o agresivos entre ellos. Los cerdos se muerden el rabo entre ellos, las gallinas  y los pollos se picotean unos a otros. Para evitar esto, con el objetivo de no sufrir pérdidas económicas, las ganaderas cortan el rabo y los dientes a los cerdos para que no puedan morderse entre ellos. Existen prohibiciones de inflingir lesiones a los cerdos, pero hay ciertas prácticas que están explícitamente permitidas y que se suelen realizar sin anestesia: reducción de los dientes, acortamiento del rabo, castración de los cerdos y anillado del hocico.  Es también común el corte del pico en los pollos, práctica que se hace nada más nacer con una máquina de cuchillas calientes para evitar el desangrado.

Todos los animales explotados son marcados nada más nacer con crotales auriculares que perforan sus orejas, de esta manera se les mantiene identificados con un número.

Estos animales nunca salen a espacios abiertos, sus ciclos biológicos naturales son adulterados y sus instintos naturales son suprimidos.

Por ejemplo los pavos salvajes pueden correr a velocidades de 20 Km por hora y echar a volar recorriendo espacios de 50-55 metros  en cuestión de segundos. En este tipo de explotaciones a penas pueden moverse.

A los pollos les encanta tomar el sol y darse baños de arena. En libertad establecen complejas jerarquías sociales  que dentro de sus jaulas  les es imposible.

En las granjas solo ven a través de la luz artificial, sin tener a penas momentos de oscuridad, la iluminación regulada por la Ley de bienestar animal es de  24 horas  y se incluyen períodos de oscuridad de duración mínima de 6 horas en total, con un período mínimo de oscuridad ininterrumpida de 4 horas, con exclusión de períodos de penumbra.

Su alimentación es antinatural compuesta de piensos de otros animales y medicamentos para que engorden más rápidamente o no enfermen debido a las condiciones en las que viven.

Sus posibilidades naturales  de vida son  reducida drásticamente; en el caso de las vacas  pueden llegar a vivir unos quince años (normalmente se las asesina al año de su nacimiento para obtener de ellas una carne más tierna). Las cerdas que se utilizan para la carne llamada “cochinillo” son asesinadas cuando todavía maman de sus madres. Los destinados  al engorde son cebados durante unos 6 meses para después ser llevados al matadero

Los pollos tienen una capacidad para vivir entre 10 y 15 años y suelen ser asesinados a los 21 días de su nacimiento.

La reproducción de los animales  en este tipo de explotaciones es bastante violenta y forzada. Las veterinarias  inseminan a las hembras  para embarazarlas la mayor cantidad posible.

Dentro de estas explotaciones una está dedicada especialmente a la reproducción, las hembras son seleccionadas para este fin, se las embaraza una vez tras otra hasta que ya no son productivas y se las mata.

Al poco tiempo de nacer, madres e hijas son separadas para poder continuar la cadena productiva, las madres seguir teniendo hijos y los hijos engordar para ir al  matadero.

Los pollos y los pavos  ni siquiera tienen contacto con sus madres al nacer, rompen el cascaron de su huevo alrededor de miles de más huevos en una incubadora gigante.

Todas estas condiciones son las que están reguladas por las leyes de ganadería y bienestar animal, la principal función es el aumento del beneficio en ningún momento son considerados los intereses de estos individuos.

La explotación extensiva

Consiste en la cría y mantenimiento de los animales en extensiones más o menos amplias, donde los animales van buscando su propio alimento en el territorio delimitado por la propietaria de la explotación.

El porcentaje de este tipo de explotaciones  es mucho menor debido principalmente a que el beneficio que se saca de estas explotaciones es más bajo. Aunque la carne de los animales de este tipo de explotación es considerada en el mercado de una calidad más alta, debido a que  han vivido en condiciones “naturales” y no han sido tratados con medicación y antibióticos.

Al igual que en todas las explotaciones ganaderas estos animales son marcados con números como propiedades y finalmente asesinados para el consumo de carne.

La explotación mixta

La explotación mixta también llamada semi extensiva o semi intensiva es aquella que combina la explotación intensiva con la extensiva.

Los animales en este tipo de explotación permanecen encerrados  durante gran parte del día, pudiendo salir al aire libre algunas horas.

Las condiciones en las que viven son un poco mejores que en las granjas intensivas, ya que al menos estos animales pueden salir a ver la luz del día. De igual manera siguen privados de su libertad y explotados como meros recursos sin tener en cuenta sus intereses y finalmente también son asesinados.

El transporte

Cuando las explotadoras consideran que el animal ha alcanzado su peso ideal, o que ya no es rentable mantenerlo con vida, se le envía al matadero. Si la vida en la granja ha sido dura y penosa, y la suerte que les espera en el matadero no es mejor, no hay que olvidar lo que supone viajar en un camión, durante horas e incluso días, en condiciones de hacinamiento, en muchos casos sin comida ni bebida, y con la angustia y el miedo que genera no saber dónde vas ni qué te va a pasar. Son comunes las fracturas de huesos, las infecciones y las muertes durante el trayecto. No debemos olvidar que las distancias entre las granjas y los mataderos a veces son muy grandes.

El motivo de meter tantos animales en cada camión es doble: por un lado, minimizar gastos para maximizar beneficios, por otro, cuanto más apretados estén los animales menos golpes se darán contra el suelo o los barrotes y paredes del camión. Tenemos así que en un camión de tamaño medio se meten unas 230 cerdas o 2000 pavos. Los pollos y gallinas van en cajas de plástico apiladas y las cabras y ovejas disponen de entre 0,20 y 0,50 metros cuadrados por individuo. (Para ampliar información sobre el transporte: http://www.fao.org/DOCREP/005/x6909S/x6909s08.htm#TopOfPage)

El matadero

Tras el viaje desde el criadero o la granja hasta el matadero, los animales destinados a consumo humano llegan a su última fase, que tiene lugar en el matadero. El paso por el matadero sigue el siguiente esquema: aturdimiento, muerte, despelleje o desplume, vaciado y troceado.

Antes de nada, es conveniente remarcar cómo se trabaja en un matadero. El sistema de “producción” es el típico de cadena de montaje, en el que lxs trabajadorxs se encargan de una tarea muy concreta que deben realizar de manera mecanizada y repetitiva durante toda su jornada, a gran velocidad para no ralentizar la cadena de producción. Es importante tener esto en cuenta porque la industria ganadera vende la imagen de que los animales que matan mueren sin dolor, debido a los sistemas de aturdimiento, y como veremos esto no es cierto. La imposibilidad material de realizar el proceso de manera “cuidadosa” debido a la gran velocidad que exige mantener los niveles de producción, hace que medidas que en los despachos de los ingenieros agrónomos puedan parecer muy “humanitarias”, en realidad ni siquiera sirvan para eso (independientemente de la opinión que nosotrxs podamos tener sobre las mismas). Además, las condiciones laborales del personal que trabaja en los mataderos (que no es lo más importante de lo que ocurre ahí dentro, pero que nos permite conocer mejor esa realidad) en ese sentido son bastante penosas, con muy poca seguridad y un índice de accidentes laborales bastante elevado. (“Making a Killing: The Political Economy of Animal Rights”, Bob Torres).

Aturdimiento

El objetivo de aturdir a los animales antes de matarlos es doble: por un lado, los animales son más manejables, y por el otro, se impide o minimiza la secreción de sustancias que el propio cuerpo libera en situaciones de pánico o estrés y que empeoran la calidad de la carne.  Esos son los motivos que aparecen en los manuales e informes de la industria cárnica. Un tercero que también aparece, pero que poco tiene de real es “evitar su sufrimiento”.

Dependiendo del animal, hay varias técnicas que se emplean para el aturdimiento. A vacas y terneros se les dispara en la cabeza con una pistola de proyectil cautivo que en principio, pero no siempre, las deja inconscientes. A las cerdas, ovejas y cabras se les da una descarga eléctrica con unas pinzas (electronarcosis) que les provoca una insensibilidad que dura entre 30 y 40 segundos; a los cerdos otras veces se les mete en una cámara donde son gaseados con una mezcla de anhídrido carbónico y oxígeno. A los conejos se les da un golpe seco detrás de las orejas o una descarga eléctrica. A las aves (gallinas, pavos, patos, etc.) por lo general se les aturde dándoles un baño en agua electrificada. En todos los casos, es común que la técnica de aturdimiento se aplique con prisas y sin demasiada precisión, llegando los animales al momento de su muerte siendo conscientes de lo que está ocurriendo y siendo capaces de sentir plenamente.

Muerte

Una vez que, supuestamente, se ha insensibilizado a los animales, llega el momento de matarlos. Aunque a algunos animales pequeños, como los conejos o los patos, a veces los maten dislocándoles el cuello, o a las gallinas también las maten asfixiándolas con una mezcla de nitrógeno y argón, lo más común es el degüello manual, esto es, colgar al animal en cuestión de sus patas traseras y cortar su cuello con un cuchillo de forma que se desangre. En algunos casos (vacas, cerdas) la sangre se recoge para la elaboración de productos.

Despelleje o desplume

Consiste en quitar la piel, el pelo o las plumas del animal para dejar sólo la carne. En el caso de las vacas, un rodillo les saca la piel. Cerdos, ovejas, cabras y gallinas reciben un baño de agua a 60º, que se conoce como escaldado. Muchas de ellas llegan vivas a esta fase del proceso.

Vaciado y troceado

Lo primero es lo que se conoce como evisceración, que consiste en sacar al animal los órganos internos. Se suele hacer abriendo en canal el cadáver o cortándolo en dos mitades. Dependiendo del animal (y por tanto de su tamaño), el cadáver se marca y se envía en camiones frigoríficos a carnicerías o salas de despiece, o se trocea en las propias instalaciones del matadero y se prepara para su posterior venta al público.

Las vacas, las cerdas, los conejos, los pollos, las ovejas y resto de animales llamados de granja son individuos con consciencia de sí mismos con capacidad de sentir.

Como especie cada una tiene sus instintos y comportamientos y preferencias para vivir.

Los cerdos son muy curiosos e inteligentes y les gusta estar siempre buscando nuevos estímulos, las ovejas son animales muy emocionales que siempre están en grupo y crean vínculos muy íntimos con sus crías, a los pavos salvajes les gusta vivir en pequeños grupos en el bosque, las vacas son muy sociables entre ellas y les gusta vivir en tranquilidad mordisqueando la hierba, a las conejas les gusta acicalarse entre ellas y dormir juntas.

Como individuos cada uno tiene una personalidad propia que les hace diferente al resto. Todas tienen sus intereses propios, al igual que nosotras los animales humanos, vivir la vida en libertad y disfrutar haciendo lo que a cada una le gusta; tomar el sol, correr,  escarbar, picotear, etc.

Hoy en día en nuestra sociedad  podemos vivir  sin comer a  los demás animales. Es fácil conseguir las proteínas que necesitamos de las legumbres, la soja y otros alimentos como el tofu, seitan, cárnica, etc. Hay una gran variedad de productos que satisfacen nuestras necesidades alimenticias y además son muy sabrosos.

Fuentes:

www.animanaturalis.org

www.granjas de esclavos.org

http://www.ehowenespanol.com/son-utilizadas-ballenas-actualidad-sobre_123502/

http://www.elmundo.es/ciencia/2014/03/31/53394f1d22601dd36e8b4575.html

http://www.fao.org/news/story/es/item/198166/icode/

http://www.infocarne.com/

http://www.bayersanidadanimal.com.mx/es/animales-productivos/porcinos/reproduccion/manejo-adecuado-del-hato-reproductor-en-una-granja-porcina.php

 

 

Pescado y marisco

Los peces y otros seres acuáticos también son animales con capacidad de sentir y de sufrir. Sin embargo,  padecen las consecuencias del especismo de una manera particular. No sólo no son tenidos en cuenta como individuos sino que, además, muchas veces no son ni siquiera tenidos en cuenta como animales. A su cría en cautividad se le suele denominar “cultivo”, sus capturas y muertes se cuentan por toneladas, y es frecuente que se incluyan en alimentos o dietas falsamente denominadas “vegetarianas”. Sin embargo, lo que habitualmente conocemos con nombres genéricos como “pescado” o “marisco” incluye millones de individuos de cientos de especies diferentes, cada uno con sus particularidades, y cuya explotación genera tanto o más sufrimiento que la de animales terrestres.

los peces también sienten Peces red

En lo que se refiere a la alimentación, los productos obtenidos de animales acuáticos pueden provenir de la pesca, o bien de la acuicultura.

¿Qué es la pesca?

La pesca es la acción de sacar del agua y capturar peces y otras especies acuáticas para el consumo humano. Se trata de una de las primeras actividades económicas desarrolladas por el hombre, teniendo en cuenta que las bases de la alimentación prehistórica se realizaban a nivel individual y familiar, por contacto directo con la naturaleza.

En el mundo de hoy es preciso distinguir entre la pesca de manutención y la comercial:

– La pesca de manutención se efectúa al margen de cualquier estructura del mercado. Su  único objetivo es satisfacer las necesidades alimenticias inmediatas de determinados grupos humanos con escasa o nula organización económica, y se desarrolla de forma primaria. Los esquimales, algunas tribus africanas y oceánicas, colectividades asiáticas, etc. realizan este tipo de actividades pesqueras.

– La pesca comercial tiene lugar a través de una complejidad orgánica determinada. Cuenta con el mercado como institución de tráfico y posee una amplitud y alcance sustanciales. Su trayectoria es altamente destructiva y viene determinada por la relación directa entre tres factores: las demandas de consumo, la política pesquera internacional, y la actividad de las corporaciones multinacionales, siempre en conflicto con explotaciones pequeñas.

La pesca industrial a gran escala comenzó en la década de 1950, y avanzó prácticamente sin control hasta que, a finales de los años 90, comenzó a saltar la alarma sobre el descenso de las poblaciones de peces “comestibles” (algunos estudios estiman que ha desaparecido hasta el 90% de los grandes peces), sobre los daños colaterales a especies protegidas como tortugas y mamíferos marinos, y sobre los peligros de la sobrepesca para el equilibrio de los ecosistemas.

tortuga en red

Según datos de 2009, la industria palangrera lanza al mar 1400 millones de anzuelos al año, repartidos en líneas de cabo que podrían rodear 550 veces el planeta Tierra. Las redes de arrastre, por su parte, pueden ser tan grandes como para abarcar 13 aviones Boeing 747, y su actividad en el fondo marino es tan intensiva que equivale a arar un campo 7 veces al año, lo cual no permite jamás su recuperación.

Más allá del desastre medioambiental que todo esto supone, no olvidemos que es fuente de dolor y muerte para los millones de individuos implicados. Con las tecnologías actuales, los peces no tienen escapatoria: se utilizan  potentes radares e incluso aviones para localizar los bancos. Aunque algunas de estas actividades son ilegales, la fuerte competencia hace que frecuentemente no se respete la legislación ni en talla, ni en especies, ni en cuotas, ni en técnicas.

A pesar de lo que se suele pensar, la pesca somete a los animales a un gran sufrimiento: en la pesca de arrastre, por ejemplo, los peces son remolcados durante horas, golpeándose con rocas, hacinados con otros individuos, etc. Al ser elevados a la superficie, (normalmente con potentes bombas de succión) sus órganos internos se ven afectados por la rápida descompresión, sus globos oculares pueden llegar a estallar, y sus vísceras pueden salir por la boca. En las almadrabas, los grandes peces son retenidos mientras los pescadores les agreden cuerpo a cuerpo o desde el barco con todo tipo de instrumentos punzantes, para luego ser izados con enormes ganchos mientras aún están vivos. Muchos animales son destripados o troceados cuando todavía están conscientes, o pasan horas de agonía hasta que mueren por asfixia. Otros llegan vivos al restaurante, especialmente en los países asiáticos, o incluso al plato (como las ostras y algunos peces); y gran parte de los crustáceos pasan terribles experiencias hasta terminar cocinados vivos en agua hirviendo.

langostas vivas Alaska Pollack in Trawler Net

Aparte del daño que se causa a cada individuo  capturado y asesinado, y de las graves consecuencias medioambientales como la contaminación de las aguas y la destrucción de los fondos marinos, la pesca es también un claro ejemplo de la explotación humana. Dependiendo del tipo de pesca, las faenas pueden ir desde los 4 a 6 meses en alta mar, hasta salidas diarias. En algunas de estas salidas, como en la pesca de arrastre, las jornadas suelen ser de diez a doce horas de trabajo en el mar, más una o dos en tierra.

Trabajar en el mar es un trabajo duro además de injusto, sostenerse todo el día de pie en unas condiciones desfavorables en la mayoría de los casos aporta una fatiga adicional, a la que nunca acabas de acostumbrarte. Mover cualquier objeto con oleaje significa un esfuerzo muy grande. Los días en que el mar muestra toda su furia, el agotamiento merma la capacidad mental y física, por no añadir el miedo a zozobrar, que siempre permanece oculto en alguna parte del subconsciente y que aflora en las situaciones límite.

A nivel global, la industria pesquera es también responsable de grandes injusticias sociales y medioambientales en el llamado “Tercer Mundo”. Se introducen, por ejemplo, especies foráneas en las masas de agua, creando un desequilibrio ecológico y la muerte de muchos otros peces, así como el mayor empobrecimiento de las poblaciones humanas autóctonas, como sucedió en Tanzania con la introducción por parte de los europeos de la Perca del Nilo en el Lago Victoria.

Tipos de pesca comercial

Según la distancia de la costa

Pesca de Bajura

Es la menos evolucionada. Se realiza en pequeños barcos y con técnicas tradicionales como la caña, el arpón o la red. Este tipo de pesca se efectúa en las proximidades de la costa, y en el mismo día se está de vuelta en el puerto para vender el pescado fresco en las lonjas.

Pesca de Altura

Se realiza con barcos de medio tamaño que suelen salir en pequeñas flotillas a lugares más alejados del litoral, durando el periodo de pesca unos 10 ó 15 días. Utilizan técnicas más modernas y, además,  deben iniciar el proceso de conservación de los peces muertos mediante el mantenimiento en cámaras frigoríficas, la salazón u otros.

Pesca de Gran Altura

Es la que se practica en los lugares más alejados del continente, con barcos de gran tonelaje que faenan en flotas organizadas. Incorporan técnicas modernas para la localización de los bancos de peces (teledetección, GPS, etc.) y para su posterior captura. Normalmente, las operaciones van dirigidas por un barco-nodriza o factoría, en el cual el resto de la flota va descargando las capturas diarias. Cada una de estas expediciones suele durar varios meses, por lo que en el propio barco factoría se inicia el proceso de transformación: se limpian, trocean y congelan los peces. Los residuos se destinan a la fabricación de piensos y harinas. El 63% de los animales marinos que se consumieron en el Estado Español en 2013, provenía de aguas extracomunitarias.

Según el hábitat de las especies capturadas

Pesca pelágica

Se refiere a la captura de animales marinos que ocupan la columna del agua, es decir, que viven y se capturan más cerca de la superficie. En este grupo se pueden incluir los diferentes tipos de atún, la sardina, la anchoa, el pez espada, los tiburones, etc.

Pesca demersal

Las especies demersales o bentónicas son las que desarrollan su vida o parte de su vida en los fondos marinos, y por tanto son atrapadas allí. Uno de los objetivos principales de este tipo de pesca son los crustáceos, como el camarón o la langosta; pero también abarca algunos peces como el mero o la merluza, y moluscos como el pulpo o el calamar.

Pesca fluvial

Es la pesca de animales que viven en agua dulce, como la trucha, la carpa o determinados tipos de cangrejo. En el Estado Español, la explotación comercial de este tipo de animales está más centrada en importaciones y piscifactorías, ligándose la pesca fluvial con la actividad deportiva y recreativa, más que con el sector alimentario.

Según los métodos y aparejos utilizados

Las herramientas utilizadas para la pesca, llamadas en el mundo pesquero “artes”, se dividen principalmente en tres grupos: anzuelos, redes y utensilios de arrastre. Todos estos aparejos se utilizan también combinados entre sí, dando lugar a una gran variedad de técnicas e instrumentos más sofisticados.

Anzuelo

Es uno de los sistemas de pesca más antiguos. Se trata de un gancho terminado en punta afilada, de manera que cuando el pez lo muerde se lo clava en la garganta y se facilita que pueda ser sacado a la superficie. Para atraer a los peces e incitarles a morder, se utilizan cebos vivos o muertos. Los anzuelos y las herramientas de las que forman parte pueden ser muy simples o muy elaboradas, dependiendo del lugar de pesca y la especie que se quiera capturar.

anzuelos-palangre palangre

Palangre

Se trata de una técnica tradicional, que consiste en un cordel largo del cual cuelgan múltiples ramales con anzuelos en sus extremos. Se usa, por ejemplo, en la pesca del bacalao.

Redes y trampas

Una red consiste en una serie de hilos y tejidos amarrados a un cabo o relinga superior de flotadores, y a uno inferior de plomos. Los tipos de pesca con red son muy distintos (de arrastre, caída, cerco, tiro, enredo…) dependiendo del animal que se pretenda capturar. Las trampas fabricadas con distintos tipos de red o malla también pueden llegar a ser muy sofisticadas.

Cerco image007

Almadraba

Empleada tradicionalmente en el sur del Estado Español para la captura del atún rojo, consiste en una red fija que atrapa a los peces en su interior. Algunos pescadores se introducen en el agua, seleccionan los individuos más grandes, los aturden a golpes o puñaladas, los desangran, los elevan con ganchos y, una vez en el barco, son arponeados hasta la muerte.

almadraba Almadraba

Cerco

El cerco es una de las modalidades de pesca con red. Puede medir entre 250 y 1000 metros de longitud, y unos 40 metros de profundidad. Se trata de un rectángulo que se estrecha hacia sus extremos, denominados puños o “cuas”. En su parte superior lleva un cabo o relinga con corchos que sirven para mantenerlo a flote, y en su parte inferior otra relinga fuertemente lastrada con plomos de la que penden unas “rabizas” (pequeños trozos de cabo de unos 40 centímetros de longitud) con unas argollas de unos 15 centímetros de diámetro por las que pasa un grueso cabo lastrado denominado “jareta”, que sirve para estrangular el arte por la parte inferior, encerrando de este modo los bancos de peces en su interior. Se suele utilizar para la captura de peces de superficie, como sardinas o arenques.

image001

Existen varios tipos de arte de cerco como son el “arte de atunes” o el “arte claro”, orientados hacia otras especies y que actúan básicamente de la misma manera, cercando los peces y cerrándose en torno a ellos.

Arrastre

La pesca de arrastre, también conocida como “retropesca”, utiliza redes lastradas o enormes rastrillos para barrer el fondo marino y capturar todos los animales que encuentra a su paso. También existen redes de arrastre pelágicas, que se extienden entre aguas a grandes velocidades, pero sin llegar al fondo. Hay una gran variedad de herramientas de arrastre, dependiendo del tipo de pez que se quiera capturar. Se puede realizar desde tierra, aunque frecuentemente se ejecuta con redes que tienen forma de embudo y que son remolcadas por uno o varios barcos.

Este tipo de pesca es la más destructiva con los ecosistemas, ya que no es selectiva: se lleva por delante todo lo que encuentra en su camino, arrasando el fondo marino y sin dejar margen para la recuperación.

rastras redes arrastre

Deriva

Se trata de redes de varios kilómetros de longitud y hasta tres metros de profundidad que flotan a la deriva, amarradas al barco al que pertenecen, e impulsadas por las corrientes marinas. Resultan invisibles para muchos animales, de manera que quedan atrapados en ellas. Están destinadas a la pesca de cefalópodos, salmones, peces espada, etc.; pero es frecuente que mamíferos marinos, aves, tortugas y tiburones, queden atrapados en ellas. En la Unión Europea, está prohibida la utilización de mallas superiores a 2,5 metros de longitud, aunque numerosas investigaciones demuestran que este “arte” se ha seguido ejerciendo de manera ilegal, incluso con fondos públicos europeos, tal y como sucedió en 2008 en Italia según la organización Oceana.

Engorde y cultivo

La pesca de cultivo (de agua marina, salobre y dulce y maricultura, etc.) es la que aumenta la producción de peces interviniendo en su hábitat. La piscicultura emplea concentraciones de peces o crustáceos más amplias criándolos en piscinas; conteniéndolos en las áreas que son productivas naturalmente utilizando jaulas, corrales o redes; proporcionado las estructuras para que puedan sujetarse los animales no móviles, como las ostras, e introduciendo los peces o crustáceos a los hábitats naturales (sembrando los arrecifes, estableciendo áreas de crianzas de almejas, etc.). En las piscifactorías, los animales suelen estar hacinados, se les suministran fármacos y alimentos para el engorde, y sufren por falta de oxígeno, lesiones, infecciones, etc.

acuicultura cultivo de peces marinos_clip_image004
Aparte del sufrimiento que genera a los individuos, la acuicultura  se suele presentar como una alternativa sostenible a la pesca, pero nada más lejos de la realidad: toneladas de peces son capturados en el mar para alimentar a individuos más grandes encerrados en las  granjas de engorde. La pesca intensiva de los últimos años ha acercado a muchas especies a los límites de la extinción, y la acuicultura ha sacado provecho de ello. Un claro ejemplo es el del atún rojo, uno de los casos más críticos, cuya captura en el año 2009 en la Unión Europea superaba 3 veces lo recomendado para su recuperación. Cuando el atún rojo comenzó a escasear en el medio salvaje, se empezó a criar en granjas de engorde. En este tipo de explotaciones, peces atrapados en su medio natural son encerrados y hacinados hasta que alcanzan el tamaño óptimo para su comercialización. En 2011, se anunció que por primera vez se había conseguido criar atún rojo en cautividad, sumándose así a muchos otros seres que nacen, crecen, son manipulados y asesinados en piscinas, sin haber conocido nunca la libertad ni haber desarrollado una vida y unas relaciones naturales.

Las limitaciones a las capturas impuestas por la Unión Europea, supuestamente permitieron que en la temporada de 2014 se recuperase la población de atún rojo. Cuando esto sucede, sirve de pretexto para que, tanto pescadores como empresas de engorde, soliciten un aumento de sus cuotas. También sirve para demostrar que la conservación de las especies les interesa, única y exclusivamente, para poder seguir explotándola, y que no existe ninguna consideración por los peces como individuos. Mientras, la multinacional Mitsubishi sigue guardando ejemplares congelados de atunes rojos para especular con su escasez.

Estos son los pasos que siguen numerosas especies: exterminio, engorde, cría y cautiverio. Y en cada uno de estos pasos hay millones de individuos afectados, tratados como números y objetos, sometidos a la privación de libertad, el sufrimiento y la muerte.

Los individuos afectados

En el Puerto de Vigo, considerado uno de los más importantes del mundo, se pueden descargar entre 80 y 180 toneladas de pescado aproximadamente en un sólo día. Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en 2013 se consumieron 26.84 kg. de pescado por persona en el Estado Español. Las cifras de la pesca marítima fijan las capturas en más de 813 millones de kg (peso vivo) en 2012. Las estadísticas de acuicultura son las únicas que muestran “unidades” de peces: 1.849.120 individuos “producidos” en el año 2012. Los moluscos y crustáceos siguen constando al peso. Con esto nos podemos hacer una idea de la cantidad de seres acuáticos que son asesinados en todo el mundo cada día.

Estos animales resultan desconocidos para la mayoría de los humanos porque no podemos verles en su hábitat natural. Mucha gente piensa que los peces no sienten, que son tontos y que no son individuos, pero la realidad es muy distinta:

Los peces

Capacidades motoras y sensoriales

Muchos peces pueden ver mejor que los gatos, son más sensibles a los cambios de luz que los seres humanos, pueden ver color y percibir la luz ultravioleta, e incluso algunos pueden mover sus ojos en distintas direcciones;  también captan los sonidos internos que hay bajo el agua, tienen un desarrollado sentido del olfato para identificar a otros peces de su especie, y son muy sensibles al tacto, llegando en algunos casos a frotarse entre ellos. Disponen de papilas gustativas en sus labios, bocas y gargantas, y en el abdomen tienen sensores gustativos encima de la extensión final de la pelvis. Como animal con sistema nervioso central, tienen receptores que les informan de los movimientos de sus músculos, del estado de las articulaciones y vísceras, de sus posturas y desplazamientos. Son muy sensibles a los cambios de temperatura.

Memoria y emociones

A pesar del mito de la memoria de los peces, estos animales pueden reconocer a más de un centenar de individuos durante meses, aprenden dónde encontrar comida, en quién confiar y a quién temer, con quién emparejarse y con quién competir.

Pez besito

Según el biólogo marino Michel Fine, los peces emiten sonidos cuando son pinchados o agarrados, apretando su vejiga, rechinando sus dientes o frotando algunos de sus huesos. Producen zumbidos y otros sonidos como si aullaran o sollozaran.
Muchos peces utilizan sus lenguas y labios para construir nidos, conseguir comida o esconder a sus crías del peligro. Muchas veces, al perder la compañía, muestran símbolos de depresión como aletargamiento, palidez o caída de aletas.

El dolor

Está científicamente demostrado por diferentes y numerosos estudios que los peces sienten dolor como cualquier otro animal. Cuando están heridos sufren fuertes movimientos musculares, jadean, e incluso con el dolor muy intenso pueden cambiar de color.
Investigadores holandeses mostraron que los peces capturados con anzuelo experimentan sufrimiento físico. Las carpas estaban dispuestas a padecer hambre durante bastante tiempo después de la traumática experiencia, con tal de evitar la sensación dolorosa.
Aunque hay marcadas diferencias entre las estructuras cerebrales de los peces y los mamíferos (con los que es más fácil sentir empatía), ambos comparten importantes funciones cerebrales.
El comité de asesoramientos del Farm Animal Welfare Council reconoce que los peces sienten miedo, estrés y dolor cuando son sacados del agua, y que los mecanismos psicológicos relacionados son muy similares a los de mamíferos.

No existe, pues, ninguna razón para excluir a los peces y a otros animales acuáticos de nuestro círculo de consideración, para justificar su explotación, ni para diferenciarla de la de otros animales.

Toda la información de la naturaleza y biología de los peces ha sido extraída de las siguientes investigaciones:

Kevin N. Land “Aprendiendo de los peces, desde la cultura de los tres segundos de memoria”
Experimento de Beukema, 1970
Experimentos en la Universidad de Oxford
Experimentos en la Universidad de Edimburgo
Experimento Veneijen y Buwalda 1988
Estudios de sensibilidad y dolor realizados en el Instituto de Edinburghs Roslin

Aunque estamos totalmente en contra de este tipo de investigaciones, hemos querido ponerlas en esta sección para quienes busquen el rigor científico.

Otros habitantes del mar

Aunque no podemos abarcar aquí a todos los animales afectados, y a pesar de que no existe un consenso en la comunidad científica, hay también numerosos estudios que avalan que otros animales marinos tienen la capacidad de sentir dolor y emociones desagradables.

El profesor Robert Elwood realizó un experimento con descargas eléctricas en cangrejos, llegando a la conclusión de que “la forma en la que reaccionan va más allá de un reflejo directo y se ajusta a todos los criterios del dolor”. Anteriormente, el mismo equipo de investigación había concluido que las gambas podían experimentar sufrimiento.

El zoólogo Jaren G. Horsley, experto en  invertebrados, asegura que “las langostas poseen un sofisticado sistema nervioso que, entre otras cosas, les permite percibir y sentir acciones que las lastimen”. Estos animales, que suelen ser troceados y hervidos vivos en las cocinas, en su vida natural pueden llegar a vivir cien años, tienen relaciones sociales complejas y duraderas, utilizan un elaborado sistema de señales para comunicarse, gestan a sus hijas durante 9 meses al igual que las humanas, y poseen capacidades de las que nosotras carecemos, como percibir las sustancias químicas del agua con sus antenas.

Determinados moluscos como los pulpos y las sepias, suelen tener cerebros muy grandes. Tienen sentidos muy desarrollados que compensan su falta de oído, tienen una gran memoria y capacidad de aprendizaje. No sólo disponen de terminaciones nerviosas, sino que los cambios radicales en su entorno les pueden producir estrés y sufrimiento.

En cuanto a los moluscos bivalvos (almejas, mejillones, etc.) la información es escasa. Ya que su sistema nervioso no es central, sino formado por ganglios y cordones, se suele argumentar que no tienen capacidad para sentir dolor o que ésta no se puede demostrar. En cualquier caso, su consumo en nuestra sociedad no responde a una necesidad real (podemos vivir sin alimentarnos de ellos). Ante la duda, su posible interés por vivir y no sufrir está por encima de nuestro interés por su sabor. Nos posicionamos, por tanto, éticamente en contra de alimentarnos de estos animales.

Fuentes

http://www.sentirbajoelagua.com/

http://www.faocopemed.org/old_copemed/es/activ/research/artfsh.htm

http://www.tinet.cat/mediterranea/html/castella/pesca/tipus/arrastre/arrastre.htm

http://www.minci.gob.ve/reportajes/2/188180/la_pesca_de.html

http://www.clubdelamar.org/indexa.htm

http://consejoprovincialchiloe.blogspot.com/2008/06/desventajas-y-ventajas-de-la-pesca-de.html

http://www.absostenible.es/index.php?id=88

http://www.fao.org/fishery/publications/yearbooks/en

http://oceana.org/

http://personales.ya.com/isaacbuzo

http://www.magrama.gob.es/

http://www.from.es/es/home.aspx?publi=85

http://endoftheline.com/

http://www.animanaturalis.org/p/1146/sienten_dolor_las_langostas

Clover, C. (2004). The End Of The Line: How overfishing is changing the world and what we eat. London: Ebury Press

Tags:

Huevos

Huevos

¿Qué son y de quiénes son?

Un huevo es cierta materia encerrada en una cáscara redondeada de tamaño, color y dureza variable que producen las hembras de ciertas especies animales. Y si el óvulo que contienen es fecundado sustentará y protegerá a un embrión hasta la eclosión. Son ovíparos aquellos animales que se reproducen depositando huevos en el medio externo, en cuyo interior se completará el desarrollo de un nuevo ser. Ponen huevos la totalidad de las aves, muchos peces, anfibios y reptiles, la mayoría de insectos y arácnidos y los mamíferos monotremas (ornitorríncos y los equidnas).

Los huevos más consumidos, con no pocas consecuencias para los individuos esclavizados con el fin de producirlos, son los de gallinas. Pero además han sido convertidos en alimento humano los de patas, ocas, codornices, avestruces, ñandús, los de iguanas, tortugas, caracoles, erizos de mar… Y las huevas de innumerables peces, con todo lo que supone para ellos, se incluyen en diversas gastronomías: las de esturiones (llamándose caviar), salmones, arenques, bacalaos, mujoles, merluzas, atunes… Incluso en México comen huevas de mosquito (llamadas ahuahutle). De todas formas, no podemos olvidar que los huevos no sólo se usan para alimentación, sino también en pinturas, barnices, tintas, jabones, champús, alimentación de otros animales, fertilizantes, vacunas…

Los huevos de las gallinas:

Aquí vamos a hablar sobre los huevos que más habitualmente se consumen, que son los óvulos de gallina no fecundados, productos de su ciclo menstrual. Para ello, tenemos que tener en cuenta que las gallinas salvajes se empezaron a domesticar hace 8.000 años en algunas zonas de Asia, como China y la India. Las tribus nómadas llevaron las gallinas a Mesopotamia y a Grecia; y los celtas propiciaron la propagación de gallinas por toda Europa. Estas gallinas ponían unos 30 huevos al año. Durante miles de años las humanas han ido seleccionando tanto las razas como las características concretas que querían potenciar en las aves para obtener mayor beneficio de ellas. Y sobre todo en las últimas décadas han forzado a las gallinas a especializarse cada una en un tipo de actividad interesante para los humanos, rompiendo sus completos ciclos. Así, en la avicultura de huevos, las gallinas utilizadas han sido criadas exclusivamente para ello. Es más, en algunas razas, la cloquez (periodo en el que se concentran en la incubación, una vez completada la nidada) se ha eliminado hereditariamente de las aves productoras de huevos, dada la incompatibilidad entre esta situación y la puesta.

En la reproducción natural (inexistente en los centros de explotación, sean ecológicos o no) el gallo y la gallina unen sus orificios llamados “cloaca” para que el gallo pueda depositar un saco con esperma, que se mantendrá vivo dentro de la gallina de 7 a 10 días, fecundándose así los huevos desde su producción. Y cuando la gallina ha puesto unos 8-10 huevos fecundados, dejará de producirlos, para pasar a empollarlos, dándoles calor y rotándolos, durante 21 días. Cuando nacen los polluelos, los protegerá durante unas 8 ó 10 semanas, olvidándose luego de ellos.

Pero nada de esto sucede en las granjas. El proceso de formación de los huevos de las gallinas ocurre exista o no fecundación, ya que la ovulación se produce a partir de un mecanismo neurohormonal, que comienza con un estímulo ocular de tipo luminoso. Las gallinas empiezan a poner huevos a partir de las 18-20 semanas de vida en explotaciónes intensivas y a partir de los 6 meses en extensivo o según razas. En el número de huevos puestos al año influyen tanto la raza como la alimentación, la temperatura y la luz recibida. Aunque el ciclo natural de postura de las gallinas suele estar relacionado con las estaciones del año, evitando poner huevos con exceso de frío o de calor, se controla la temperatura bajo la que viven y la luz que reciben para que pongan todo el año. Sus ciclos ovulatorios duran entre 23 y 26 horas, poniendo casi un huevo por día durante cada serie de puesta. Y en base a estas series de puesta son catalogadas como buenas o malas ponedoras: las más beneficiosas económicamente son las de serie larga, las que van a poner huevos durante el mayor número de días consecutivos, descansando lo menos posible entre series. Esto se ha ido seleccionando genéticamente, existiendo gallinas que ponen 90 huevos en 100 días. Así, en función de los métodos empleados y de la raza en cuestión, habrá gallinas forzadas a poner más de 310 huevos al año, mientras que para otras, la “exigencia” sólo se reducirá a la puesta de 250 al año. Los huevos son distintos según la raza de la gallina de la que provengan, aunque químicamente sean similares. Cuando desciende su producción de huevos, a partir de las 75 semanas de vida, son remplazadas y enviadas al matadero, ya que aunque las gallinas puedan vivir entre 10 y 15 años y su periodo fértil dure unos 4 o 5 años, ya no resultan rentables.

La vida de las gallinas “ponedoras”:

El censo medio de ponedoras estimado en el estado español en 2012 era de 43.642.944 gallinas que pusieron 950.760.000 docenas de huevos (sin olvidar a las 16.312 pavas, 2.963 patas y 2.577 ocas dedicadas a poner huevos para consumo humano). El valor económico de todos los huevos puestos fue de 1.173.177.000 euros. Y la media de huevos consumidos por persona y año estuvo entre 131 y 161. Todo ello a costa de:

Incubadora y selección en función del sexo:

Sus vidas comienzan en las incubadoras de las granjas de pollitos. Porque en ninguna granja, ni siquiera ecológica, se da una incubación natural, la cual sería contraproducente para la producción de huevos. Los pollitos rompen el cascarón en las incubadoras entre miles de huevos y cadáveres y, nada más nacer, unos operarios denominados sexadores, se encargan de determinar el sexo del pollito, en función del cual será condenado a una vida de esclavitud o a la muerte. Las hembras se seleccionan para continuar con la producción. Y más o menos la otra mitad de pollitos son machos, que al ser hijos de gallinas seleccionadas genéticamente para ser ponedoras, tienen una tasa de crecimiento demasiado lenta y no engordan lo suficiente para ser utilizados en la industria cárnica con lo que son considerados descartes, pues ni ponen, ni “valen” para carne. Así que los machos son separados en contenedores donde se amontonan unos sobre otros y mueren axfisiados (del agobio o posteriormente con dióxido de carbono) o son arrojados directamente a máquinas trituradoras, moliéndolos vivos. Sus cuerpos servirán para hacer piensos para alimentar a otros animales (aunque también pueden acabar pintados de colores y vendidos como “juguetes” en mercadillos).

Despique:

Posteriormente a las gallinas se les realiza la amputación o corte del pico, para impedir conductas que ocasionan pérdidas económicas. Debido a la tensión y al hacinamiento, las gallinas se pican y se despluman entre ellas, llegando al canibalismo. Por ello se utiliza una máquina despicadora con un mecanismo tipo guillotina, realizándose un corte répido de al menos un tercio del pico, con una cuchilla caliente que cauteriza, deteniendo el sangrado (aunque en las explotaciones más industrializadas se cortan con modernos y crueles sistemas de laser). Esta operación, en general, se realiza a toda velocidad, lo que genera a menudo malos cortes y lesiones graves. El pico de estas aves contiene terminaciones nerviosas y papilas dérmicas importantes para la discriminación táctil y el corte atraviesa hueso, cartílago y tejidos blandos. Por ello generan mucho dolor, además de una pérdida de capacidad sensorial. Aún así, como excepción a la mutilación, la normativa europea sobre “bienestar animal” permite la amputación del pico siempre que se realice antes de los 10 días de vida. Así que a casi todas las gallinas, incluso a las de granjas ecológicas, se les corta el pico ya que suelen provenir de criadoras reguladas con las mismas normas (además de que los comportamientos caníbales también se dan en gallinas explotadas ecológicamente pues no están exentas de estress al tener que convivir con varios centenares de congéneres a las que no consiguen memorizar).

Lugares de encierro:

Cuando las gallinas alcanzan la edad de poner huevos (a partir de las 18 semanas según razas) son trasladadas a la granja dónde vivirán el resto de sus cortas vidas abocadas a poner huevos constantemente. Si tradicionalmente, la mayoría de las gallinas eran encerradas en jaulas batería donde disponían cada una de 550 centímetros cuadrados (superficie más pequeña que un cuadrado de 24 cm de lado), poco ha cambiado con la prohibición que entró en vigor en el año 2012, que las ha sustituído por jaulas “enriquecidas” (que están mínimamente acondicionadas y sólo les amplia el espacio en una superficie aproximada de 15 cm x 15 cm). Así, con esta nueva normativa europea son permitidos los siguientes alojamientos para las ponedoras:

  • Gallinas criadas en jaulas: las gallinas están dentro de jaulas compartidas con una densidad de al menos 750 centímetros cuadrados por ave (lo que supone una superficie de 28 cm x 28 cm), con al menos 45 cm de altura, y con una inclinación máxima del 14%; acondicionadas con nidales, perchas para dormir, yacija para escarbar, lima de uñas, y sistemas de recogida de los huevos que evite que se ensucien con el estiércol (huevos que serán marcados con un 3). Cada haula será de al menos 2.000 centímetros cuadrados, existiendo en la misma nave varios niveles de jaulas unas encima de otras, a lo largo de varios pasillos, dándose el caso de macrogranjas atestadas.

JAU

  • Gallinas criadas en suelo: las gallinas se alojan en naves en las que se mueven libremente, con uno o varios niveles (alturas). Tienen nidos, perchas y yacija. Y la densidad de las aves no debe ser superior a 9 gallinas por metro cuadrado de superficie utilizable si el suelo es de un sólo nivel; y si esun aviario con varios niveles, la densidad será mayor (cuyos huevos serán marcados con un 2).

 

Estas gallinas utilizadas para la producción intensiva de huevos jamás verán la luz del sol, sino que serán estimuladas con 16 horas de iluminación artificial para que pongan más huevos, alterando su ciclo biológico, algo que lleva a muchas gallinas a enfermar. El hacinamiento de miles de individuos en una misma nave industrial provoca problemas de salubridad. El amoniaco de sus excrementos produce enfermedades respiratorias y muchas gallinas mueren por enfermedades víricas o aplastamiento. Y más concretamente, a las gallinas que viven enjauladas se les atrofian las alas y las patas y suelen sufrir malformaciones en las garras, ya que no pueden realizar los movimientos y ejercicios típicos de su especie. Además, se ven obligadas a hacer sus necesidades en el mismo sitio en el que comen y ponen los huevos, cosa que jamás harían en la naturaleza. No pueden satisfacer su instinto de anidar en solitario y tienen que poner huevos en medio de una multitud, algo que les repugna naturalmente. Y muy preocupante es el estrés psicológico provocado por la convivencia forzada, sin huída posible de gallinas con distinto rango jerárquico.

  • Gallinas camperas: las granjas tienen, además de un gallinero como el de las gallinas en suelo en el cual no se puede superar la densidad de 9 aves por metro cuadrado, corrales al aire libre donde las gallinas salen, en los cuales no puede haber menos de 4 metros cuadrados por cada gallina (cuyos huevos serán marcados con un 1).

  • Gallinas ecológicas: las instalaciones son similares a las granjas de gallinas camperas, con una densidad menor de unas 6 gallinas por metro cuadrado en el gallinero y al menos 4 metros cuadrados por gallina de terreno al aire libre; y además se alimentan con pienso que procede de la agricultura ecológica y tienen que cumplir unas normas específicas de este tipo de producción (cuyos huevos serán marcados con un 0).

Aunque estas aves están explotadas de manera extensiva y tienen una mayor libertad de movimiento que en las explotaciones convencionales, siguen privadas de sus intereses como vivir en libertad, establecer relaciones sociales conforme a sus necesidades como especie, tener hijas, etc. Incluso cuando están rodeadas de centenares de compañeras, no pueden socializarse naturalmente, estando en tensión constante. Además, como en cualquier tipo de explotación, a las gallinas que caen enfermas, nadie las lleva al veterinario si su tratamiento es más caro que su sustitución por otra gallina.

Enfermedades que sufren:

En general muchas de las gallinas sufren osteoporosis debido al gran debilitamiento de los huesos, por la gran demanda de calcio para la formación de la cascara del huevo, que agota los almacenes naturales en el cuerpo de la gallina, contribuyendo al quiebre de huesos, a la parálisis, y a la muerte. Otro problema derivado de estar forzadas a poner más huevos de lo natural, es el desarrollo de tumores malignos del oviducto (Trompas de Falotema). Y pueden sufrir el “síndrome del hígado graso” cuando sus células del hígado, que trabajan en horas extras para producir la grasa y la proteína para las yemas de huevo, acumulan exceso de grasa.

Muda forzada”:

Además, en muchas de las explotaciones se provoca una muda forzada a las gallinas cuando su ritmo de producción de huevos desciende: se les deja a oscuras sin comer ni beber durante unas dos semanas, haciendo que muden o cambien las plumas y pierdan una cuarta parte de su peso normal, lo que altera sus ciclos biológicos, con lo que empieza otro nuevo ciclo de puesta de huevos para alargar la productividad y vida “útil” de estos animales. Aproximadamente el 10% de las gallinas mueren durante este tiempo por hambre y deshidratación y las que sobreviven pueden perder hasta un 25% de su peso corporal.

Gallinas “gastadas”:

Y una gallina no productiva es una gallina condenada, tanto en intensivo como en extensivo, pudiendo caer en cualquier momento víctima de alguna selección periódica que detecte la falta de productividad. Ningún productor de huevos tiene interés en dejarse el dinero alimentando a una gallina que no da suficientes beneficios. Así la duracion de la vida de las gallinas dependerá de su fertilidad y, cuando dejen de ser rentables, serán desechadas. Después de uno, o como mucho dos años en la producción del huevo, las gallinas son clasificadas como “gastadas” y son enviadas a la matanza.

Transporte:

En su viaje hacia el matadero las gallinas son transportadas en camiones, encerradas en cajas de plástico apiladas. Sufren mucho estrés debido a la temperatura, las vibraciones, los impactos contra la carretera, sufriendo un ayuno que empieza entre 6 y 12 horas antes. Sus huesos frágiles, y descalcificados se rompen a menudo durante un transporte, que sin agua ni alimentos, puede durar incluso 24 horas, llevándolas a la deshidratación.

En el matadero:

Llegadas al matadero son colgadas de las piernas, en unos ganchos suspendidos, a una máquina que en forma de cadena las conduce por las distintas zonas del matadero:

  • Aturdimiento: se las aturde provocándoles una taquicardia para que el corazón bombee más rápido la sangre hasta su muerte. Hay varias maneras (cámaras de gas, aturdidor en forma de V, sistemas de parrilla, drogas…), pero la más empleada es el baño de agua eléctrico: sumergen sus cabezas en agua, recibiendo una descarga eléctrica, lo que les paraliza todos los músculos.
  • Degollado: hay varias maneras de asesinar a las aves, pero casi todas pasan por cortarles el cuello y dejar que se desangren: punzamiento (con un punzón se rompen la arteria carótida común y la vena yugular), degüello interno (se cortan la vena yugular y la arteria carótida en la cavidad bucal con una tijera), degüello externo (se realiza un corte al lado del cuello, bajo las orejas… Y el desangrado completo dura entre un minuto y medio y tres minutos. Pero la velocidad de la cadena del matadero provoca que algunos animales no sean degollados, continuando el proceso vivos. También existe la muerte por axfisia con nitrógeno y argón.

  • Escaldado: las aves son introducidas en tanques con agua hirviendo para aflojar la inserción de las plumas en los folículos y facilitar el posterior desplumado. Algunas aves morirán hervidas vivas.

  • Despiece: como paso final, las gallinas son desplumadas y evisceradas para su comercialización.

    gallinas_colgando

Estos cuerpos serán utilizados para hacer sopas y caldos de pollo, piensos y productos de carne de baja calidad, en los cuales los cuerpos se destrozan para que no sean visibles las contusiones.

Violación:

Y no podemos olvidar que, para que la producción de huevos continúe, hay que obtener huevos fecundados de los que salgan gallinas que continúen el ciclo. Para ello, se extrae el semen a los gallos mediante una estimulación dorso-abdominal. Y posteriormente se les inyecta a las gallinas con jeringas graduadas o con pistolas de inseminación, práctica que les resulta desagradable y dolorosa, por lo que se emplean instrumentos para su sujeción. A partir de ahí, los huevos que ponga le serán retirados e inmediatamente llevados a incubadoras.

Las gallinas utilizadas para la producción de huevos:

Aunque en la actualidad hay 4 especies salvajes de gallinas, aquí nos centramos en la descripción de las gallinas domésticas libres.

Son aves que viven en grupo, habiendo perdido casi el hábito de volar. Su esperanza media de vida es de 10-15 años en un ambiente natural. Hacen vida diurna acudiendo al descanso al atardecer. Presentan una forma de vida muy instintiva, lo cual les permite una gran capacidad de adaptación. Se comportan con gran regularidad a lo largo de los días. Suelen tener mucha curiosidad por conocer el medio que les rodea. Invierten muchas horas en escarbar , buscando por sí mismas los alimentos que más les gustan. Si están sanas se muestran vivaces y alegres, con desplazamientos pausados, cacareo, aleteo…, aunque cada gallina tiene su personalidad. En libertad, escogen lugares altos como las ramas bajas de los árboles para descansar y huir de los depredadores, principalmente por la noche.

Son animales sensibles, inteligentes y muy sociables, les gusta pasar el día limpiándose y acicalando sus plumas, picoteando, tomando el sol o dándose baños de arena. Tienen complejas vidas intelectuales y emocionales, con estrechos lazos de amistad entre ellas; escogen sus amistades formando grupos y también pueden ser solidarias entre ellas. Las gallinas emiten varios tipos de vocalizaciones (más de treinta) que advierten a las demás la presencia de depredadores, comida, peligro, etc. De hecho, muestran un comportamiento social sofisticado, ya que pueden reconocer a aproximadamente un centenar de individuos y recordarles. Por otro lado, son animales territoriales y establecen jerarquías sociales e interactúan reconociéndose entre ellas (por las características de la cabeza), siendo incluso capaces de aprender comportamientos o trucos nuevos, viendo el éxito o fracaso de otros miembros de la comunidad. Cada ave tiene un lugar dentro de su grupo, según sea más dominante o más sumisa. A la hora de aprender a hacer una tarea siguen las instrucciones del miembro dominante. Cada gallina sabe su puesto en la pirámide social y vive en armonía de acuerdo a ella.

No forman parejas sino que es muy característica la tendencia a la poligamia dentro de los clanes naturales. El instinto del apareamiento constituye un ritual, con acercamiento del gallo a la gallina. Ésta se agacha si está dispuesta para ser cubierta, en cuyo caso el macho a veces incluso inicia una breve danza en torno a ella, arrastrando el ala, montándola acto seguido por el dorso – cola mientras las colas de ambas aves se desplazan lateralmente para facilitar el acoplamiento recíproco de sus cloacas, momento en que se produce la eyaculación. Una vez el gallo desciende del dorso de la gallina, a veces ejerce un ritual arrastrando el ala, mientras que la gallina se sacude las plumas y se aleja.

Las gallinas no son aves de puesta temporal ya que con mayor o menor intensidad van dando huevos todo el año, pero en su producción siguen el curso del año solar, yendo en aumento cuando los días van siendo más largos y en descenso cuando se acortan. Cuando una gallina pone un huevo, muchas veces lo ignora y lo deja donde caiga (suele ocurrir cuando el huevo no ha sido fertilizado). Pero a veces lo picotea y se lo come, recuperando así nutrientes perdidos en su elaboración. Las gallinas tienen un instinto de llenar su camada de huevos, y cada vez que alguien se los quita, ella sabe que tiene que reponerlo, y así hasta la saciedad. Prefieren tener nidos privados en áreas protegidas y alejadas del resto del grupo. Las gallinas como muchos animales, quieren y protegen a sus pequeñas, incluso cuando estos están dentro del huevo, las gallinas emiten ruidos a los que contestan sus pollitas. Una vez nacen no se separa de ellas, les cuida, les proporciona calor ahuecando las plumas para que las crías se metan debajo, les enseña buscar comida…

Fuentes

http://www.granjasdeesclavos.com/gallinas/

http://www.servegano.org/explotacion_animal/alimentacion/gallinas

 http://www.leonvegano.net/granjas-y-mataderos/gallinas-y-pollos/

 http://www.vegetarianismo.net/servegeta/huevos.htm

 http://www.igualdadanimal.org/alimentacion/huevos

http://www.anima.org.ar/liberacion/enfoques/comision-europea-prohibicion-jaulas-en-bateria.html

 http://www.anima.org.ar/liberacion/enfoques/reemplazando-una-jaula-por-otra.html

http://www.animanaturalis.org/p/1109/la_industria_del_huevo

http://www.magrama.gob.es/estadistica/pags/anuario/2012/AE_2012_Completo.pdf

http://www.magrama.gob.es/es/ganaderia/temas/produccion-y-mercados-ganaderos/Caracterización_del_sector_avícola_de_puesta_tcm7-311014.pdf

https://www.boe.es/boe/dias/2002/01/15/pdfs/A01660-01663.pdf

http://www.boe.es/doue/2008/250/L00001-00084.pdf

 http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CONSLEG:2005R0001:20050125:ES:PDF

http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2009:303:0001:0030:ES:PDF

http://sabiduriadeescalera.com/1544/

http://es.wikipedia.org/wiki/Huevo_(biología)

http://www.slideshare.net/semextabasco/reproduccin-del-pollo-domestico-gallus-domesticus

http://www.veterinaria.org/asociaciones/vet-uy/articulos/artic_avic/020/avic020.htm

http://www.profesorenlinea.cl/Ciencias/GallinaReproduc.htm

http://www.fao.org/docrep/008/y5114s/y5114s04.htm#bm04

http://www.uco.es/zootecniaygestion/img/datos/07_12_04_TEMA49.pdf

http://www.criadoresdelgallodeleon.com/estudio.htm

http://www.inprovo.com/sector_economico_historia.asp

http://faada.org/causas-9-huevos

http://www.avicultura.com/2012/10/15/disminuye-un-18-el-numero-de-avicultores-de-puesta-en-espana/

http://www.infocarne.com/aves/instalaciones_y_equipos_para-ponedoras.htm

http://www.altarriba.org/consumo/aves/gallinas-ponedoras.htm

http://www.criadoresdelgallodeleon.com/estudio.htm

http://www.zabalketa.org/files/documentos/tecnicos/manual_gallinas_ponedoras.pdf

http://www20.gencat.cat/docs/DAR/AL_Alimentacio/AL01_PAE/08_Publicacions_material_referencia/Fitxers_estatics/PAE9_esp.pdf

http://www.industriaalimenticia.com/articles/print/mejorando-el-sacrificio-de-aves

http://www.inia.es/gcontrec/pub/CATALOGO_INIA_Gallinas_1290596384804.pdf

http://ddd.uab.cat/pub/selavi/selavi_a1989m4v31n4/selavi_a1989m4v31n4p105.pdf

Tags: , ,