Miel

Explotación de las abejas para la utilización humana

Los insectos comprenden el grupo de animales más diverso de la Tierra, con aproximadamente un millón de especies descritas, más que todos los otros grupos de animales juntos, y con estimaciones de hasta 30 millones de especies no descritas, con lo que, potencialmente, representarían más del 90% de las formas de vida del planeta.

La apicultura en España:

España es el país comunitario con un mayor censo de colmenas, según los datos del año 2010, el denso de explotaciones apícolas  asciende a 2.459.373, un 5,6 respecto al comunicado de 2007. El número de apicultores se ha mantenido en estos últimos años habiendo en 2004  4.476 apicultoras profesionales, que supone el 21,2 % del total de la población de abejas explotadas por humanas en Europa.

La producción de miel tiene un valor de 61.520.000 EUR, que representa el 0,44% del valor de la producción ganadera del país. En España la miel se comercializa preferentemente para su consumo directo como miel de mesa.

Las abejas (Apis mellifera):

La abeja europea (Apis mellifera), también conocida como abeja doméstica o abeja melífera, es una especie de himenóptero apócrito de la familia Apidae. Es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo. Originaria de Europa, África y parte de Asia, fue introducida en América y Oceanía.

Las abejas tienen un sistema de comunicación propio, que denominamos danza de la abeja; a través del baile y movimientos vibratorios, las abejas indicaban la distancia y orientación con respecto al sol de la fuente de alimento.

Este es un comportamiento bastante complejo en el mundo de los insectos y de otros animales.

La Apicultura:

La apicultura es una actividad orientada a la explotación de abejas (Apis sp.) con el objeto de obtener y consumir los productos que son capaces de elaborar y recolectar, obteniéndolos mediante varios procesos detallados más adelante. Se construyen colmenas artificiales para que las abejas construyan su casa ahí, y poder desmontarlas y manipularlas según necesidades humanas.

El principal producto que obtienen las personas en esta actividad es la miel. Además, se aprovecha esto para que las abejas polinicen cultivos. La explotación similar de otras abejas productoras de miel (melipónidos) se denomina Meliponicultura. La vespicultura es la explotación de las escasas especies de avispas melíferas.

Productos de la apicultura:

Son variados los productos que se obtienen del trabajo de estos insectos. Miel, polen, propóleo, jalea real y veneno (apitoxina). También se han elaborado a partir de la miel y cera productos tales como cremas faciales, champú, acondicionador para el cabello, etc, los cuales también suelen estar experimentados en otros animales.

Las abejas son las grandes perjudicadas en el proceso de obtención de estos productos.

Miel:

Es un fluido dulce y viscoso producido por las abejas a partir del néctar de las flores o de secreciones de partes vivas de plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas. Las abejas lo recogen, transforman y combinan con la enzima invertasa que contiene la saliva de las abejas y lo almacenan en los panales donde madura. Además la miel es una secreción que fue consumida anteriormente por estas.

Para atontar a las abejas y coger su alimento se utilizan ahumadores, que llenan de humo toda la colmena, provocando desorientación y algunas muertes, y se sacan los panales, desarmando la estructura de la colmena (su casa) y aplastando abejas en el proceso.

Polen:

Es el elemento fecundante masculino de las flores. Su intervención es vital en la alimentación de las abejas. Con él preparan una papilla, en cuya composición entran además de la miel, agua, néctar y la saliva. Esta papilla sirve de alimento a las larvas durante cierto período de su desarrollo. Las abejas utilizan el polen para alimentar a la larva los tres últimos días antes de hacerse pupa, y también para nutrir a las abejas jóvenes.

El polen se recoge de las patas de las obreras antes de que éstas lo introduzcan en la colmena. Para ello se coloca bloqueando la entrada un utensilio que tiene una rejilla a través de la cual tienen que pasar las obreras para entrar en la colmena, y al hacerlo los granos de polen se les caen de las patas, – muchas veces se les rompen las patas – pasando a un recipiente donde se acumula para recogerlo posteriormente.

Propóleo:

Es una sustancia que obtienen las abejas de las yemas de los árboles y que luego procesan en la colmena, convirtiéndola en un potente antibiótico con el que cubren las paredes de la colmena, con el fin de combatir las bacterias, virus y hongos que puedan afectarla. Para obtenerlo se produce la rotura de la colmena, y la desprotección antibiótica natural con que la habían dotado.

Jalea real:

Es una sustancia segregada por las glándulas hipofaríngeas de la cabeza de abejas obreras jóvenes, de entre 5 y 15 días, que mezclan con secreciones estomacales y que sirve de alimento a todas las larvas durante los primeros tres días de vida. El método de producción de jalea real consiste en engañar a las abejas con celdas reales artificiales. Para conseguir este fin se elaboran varillas que contienen cupulitas que sirven de simuladores de celdas reales. En estas cúpulas se colocan larvas extraídas de celdas de abejas obreras que sirven de cebo para que las abejas las alimenten con jalea real. Estas varillas se ubican en marcos jaleros que se introducen en las colmenas.

La tarea de transferencia consiste en extraer de las celdillas del panal las larvas con una aguja y trasladarlas hasta las cupulitas. La larva se encuentra en la celda sobre una gota de jalea real encorvada en forma de U. Hay que sacarla con la aguja tomándola y depositarla en la cupulita, para que la larva quede sobre la gota de ceben. Luego se introducen las varillas en las colmenas. Este proceso conlleva manipulación, con la consiguiente probabilidad de muerte de las larvas y las abejas adultas implicadas en el proceso.

Alergias:

Veneno: La apitoxina es el veneno secretado por las obreras de varias especies de abejas, que lo emplean como medio de defensa contra predadores y para el combate entre abejas. Es necesaria la muerte de la abeja para su extracción.

Cera: Se obtiene dentro de los panales de cera que las abejas construyen en el interior de sus colmenas. Esto implica la rotura de sus casas (colmenas).

Se utiliza para hacer velas, para encerar maderas, papel, telas y pieles como el cuero, como conservante e impermeabilizante, y por ello, desde la construcción de una cerilla, hasta la de un cartucho o munición en la industria militar. Es utilizada como material dieléctrico (no conduce la electricidad) en virtud de que es aislante. En cosmética, en forma de cremas o de ungüentos y como depilatorio.

Alternativas al consumo de productos de la apicultura:

Panela líquida, panela disuelta en agua, jarabe de maíz, sirope de arce, sirope de maíz, sirope de arroz, sirope de ágave, melaza, miel de caña…

Fuentes:

www.uco.es/dptos/zoologia/Apicultura/apiespana_botton.htm

www.wikipedia.org

http://www.magrama.gob.es/es/ganaderia/planes-y-estrategias/pna_2011-2013_espa%C3%B1a_tcm7-113504.pdf

Este artículo pertenece a la/s categoría/s Alimentación.