Peleas de gallos

Las peleas de gallos son combates entres dos gallos de la misma raza. Estas aves se denominan “aves finas de combate”. Con esto debemos atender a que su comportamiento está modificado por el ser humano que le expone a situaciones de estrés para así poder generar conductas violentas, mucho más agresivas que sus actuaciones en una vida en libertad. Aun así, las razas han sido mezcladas y se han ido seleccionando los ejemplares más impulsivos para crear nuevos linajes, de modo que la agresividad, en muchos casos es ya instintiva.

Historia

Sin querer profundizar en la incierta historia del uso de gallos para peleas, es interesante darle unas pinceladas.

Las riñas de gallos tienen su origen en Asia Menor, según los datos más fiables, sin embargo hay datos menos concretos que hacen referencia a que ya existían en China hace unos 2500 años e incluso mil años antes en la India, donde se consideraban animales venerables, haciéndose costumbre en China y en Persia hasta llegar a Europa. Fue a través de las conquistas españolas que se llevó esta práctica a América donde rápidamente se extendió.

Se ha practicado a lo largo de la historia en todos los países del mundo, llegando a ser un deporte de élite.

Hoy en día, en Europa está prácticamente extinto a nivel legal, y sólo están permitidas en algunas regiones, aunque es común el desmantelamiento de galleras ilegales.

El Gallo de Pelea

Los gallos (Gallus Gallus), son unas aves domésticas (en su mayoría) pertenecientes al género Gallus, herbívoras e insectívoras, con una esperanza media de vida en libertad de entre 5 y 10 años. Los machos (utilizados en las peleas) son más grandes que las hembras, midiendo en torno a los 50 cm y llegando a pesar hasta 4 kg. Poseen una gran cresta rojiza en la cabeza, la cual es cortada para que en las peleas no se la picoteen, pues se podrían desangrar debido a las múltiples terminaciones sanguíneas de la misma.

Los gallos en libertad se organizan mediante un sistema jerárquico en el que uno de ellos es el dominante, que somete a todos los demás, característica que aprovechan los entrenadores de gallos para las riñas. Las gallinas tienen un orden jerárquico independiente y no entran en la dominancia de los machosPrimer plano gallo

Estas aves son criadas para luego ser buenas peleadoras. Es por ello que para la selección y formación de un gallo intervienen una serie de factores. Hoy en día, la crianza se ha formalizado y es posible importar gallos de cualquier país para ser cruzados y, de esta manera, “mejorar” la raza. El precio en el mercado de un gallo de pelea puede variar desde 300 hasta 2000 euros.

Nacidos para las peleas, los animales son reducidos exclusivamente a eso, una máquina de matar para el divertimento humano.

Selección: no todos los gallos pueden ser de pelea.

Es importante saber que como estos animales valen en función del beneficio que se obtenga de ellos, las personas que se benefician de estas peleas deben agotar todas las posibilidades para que su gallo sea el ganador. Así es como antes de realizar cualquier entrenamiento, los gallos pasan a ser elegidos a través de peleas de entrenamiento dentro de un mismo galpón, donde sufren algunos daños pero para estas personas no tiene importancia porque no son daños irreversibles ya que les protegen con una especie de pelotas pequeñas de esponja colocadas en los espolones de las patas, para que no puedan ocasionarles pérdidas y dejar al gallo fuera del circuito competitivo.

Entrenamiento

Pasada ya la selección, al gallo se le descresta y desbarba con el fin de liberarle de obstáculos visuales para el combate y además porque la cresta es un punto de circulación regresiva y un golpe podría causarle una hemorragia irreversible y mortal, no siendo rentable. Después de unos días (dejando tiempo para que las heridas de la mutilación se curen), se comienza el entrenamiento físico.

El entrenamiento de un gallo de pelea se acompaña siempre de una estricta alimentación desde que nacen, ayudada de complejos vitamínicos durante el adiestramiento.

Dependiendo del tipo de gallo que se utilice, el entrenamiento es distinto, ya que no es igual un animal de un peso que de otro, ni uno con mucha masa muscular y lento que otro más ágil.

Hombre entrenando a un gallo

Por lo general, se obliga a los gallos a correr todos los días, a hacer ejercicios de fortalecimiento de músculos mediante flexiones forzadas, a realizar series de voladas, se les agita, se les enfrenta a gallos menos fuertes y agresivos, etc.

Si el gallo ha sido armado con espuelas, se entrenarán las alas para que así pueda elevarse para clavarlas en la pelea. Si lo que se quiere potenciar son el pico y las garras, se busca un entrenamiento que refuerce los músculos correspondientes.

Lo normal es que los gallos realicen un entrenamiento básico durante todo el año, y a 8 ó 10 semanas de la pelea éste se vuelva más duro e intensivo. Durante el mismo, los gallos se mantienen separados de los demás, pues pueden acostumbrarse y perder la agresividad que se pretende mantener constante.

Las peleas

En las peleas de gallos podemos encontrar diferentes armas con las que suelen combatir para hacer la pelea más sangrienta y violenta si cabe como por ejemplo  las navajas,  y  las espuelas

Navaja de aceroLa navaja: es un arma que dibuja una media luna, midiendo una pulgada desde su base hasta la punta. Su característica principal es que en la parte interna de la curva tiene un filo que podemos comparar con una  hoja de afeitar, con la diferencia de que esta navaja es más robusta y sobre todo el acero más resistente y letal.

Las espuelas: son un arma que tiene forma de aguja dotada de un gran volumen, en el dorso de la pata, por encima del tobillo. Patas de gallo con espuelasComo de forma natural no son de gran tamaño, se colocan uñas artificiales que no suelen medir más de cinco centímetros. Se fabrican con materiales que van desde el carey hasta la fibra de vidrio.  En algunas zonas, es ilegal que se usen espuelas que no provengan de otro gallo, como en España.

Los gallos pueden acabar con su rival desde el inicio mismo del combate, acertando a golpear en la nuca o herir partes vitales. Sobre todo, sus ataques se dirigen a la zona que comprende el cuello y la cabeza.

 El mundo de las peleas de gallos

Pese a que a mucha gente le extraña, las peleas de gallos son legales en muchos países, donde incluso se convierte en deporte natural en alguno de ellos, principalmente en Latinoamérica, donde, por ejemplo, son legales en México, algunas zonas de Argentina, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, etc.

En el estado español, a raíz de las diferentes leyes de protección animal, las riñas de gallos fueron prohibidas, a excepción de en Andalucía y Canarias, dónde aun hoy son legales en las zonas con más “tradición gallera”. Las entrenadoras se organizan a través de peñas galleras, agrupadas en federaciones. Así por ejemplo en el estado español existen la Federación Andaluza de Defensores del Gallo Combatiente Español y la Federación Canaria de Gallística.

Así pues, además de todas las peleas semanales en multitud de pueblos y sus galleras, se realizan de modo totalmente legal una serie de campeonatos regionales, de comunidad e incluso a nivel estatal, como si de un deporte más se tratara. Al ser un “deporte”, consta de un reglamento en el que se expresan desde las disposiciones previas a la lucha, hasta el modo de pelea, pautas a seguir, premios, etc. Todos estos reglamentos se pueden conseguir fácilmente a través de las webs de las federaciones (como por ejemplo esta: Federación Gallística Canaria)

Si bien las riñas legales están regladas de tal modo que por ejemplo en Andalucía, si no se está asociado a un determinado reñidero no se puede asistir a las “tientas”, en muchas ocasiones estas normas no se cumplen, e incluso acuden menores de edad a las mismas.

Pese a que las apuestas son ilegales, muchos testimonios corroboran que en multitud de galleras se producen apuestas de modo cotidiano, aunque las apuestas más cuantiosas son las que se realizan en los combates ilegales, en galleras improvisadas por toda la geografía española. Es habitual ver noticias relacionadas con peleas ilegales en los medios de comunicación varias veces al año.

En torno a cien personas fueron detenidas anoche en Sangonera la Verde por participar en apuestas de peleas de gallos. (…)  fueron requisados también en torno a 150 gallos de pelea, de los que se hicieron cargo los servicios municipales de Zoonosis. (…) Según fuentes próximas a la investigación, los participantes en las peleas de gallos estaban realizando fuertes apuestas que rondarían los 40.000 euros.

[LA VERDAD  03-04-2011]

 

.

Este artículo pertenece a la/s categoría/s Entretenimiento, Inicio.